Sharp se refugia en Samsung para asegurar su supervivencia

martes 14 de mayo de 2013 10:33 CEST
 

Por Reiji Murai

TOKIO, 14 may (Reuters) - El fabricante japonés de pantallas Sharp, proveedor de Apple, buscará fomentar sus ventas al principal rival del fabricante del iPhone, Samsung Electronics, a través de un plan de recuperación de tres años para asegurar su supervivencia Tras presentar una pérdida neta peor de lo esperada de 5.400 millones de dólares (unos 4.100 millones de euros) en su último año financiero.

El plan de negocios, que se conocerá el martes, se apoyará más en los bancos que el año pasado salvaron a la compañía de un colapso, en parte a través de un bono convertible de 200.000 millones de yenes (alrededor de 1.500 millones de euros) que vence en septiembre, dijeron la semana pasada a Reuters tres fuentes.

Sharp solicitará un préstamo adicional de 150.000 millones de yenes este año a sus bancos para ayudar a cumplir con sus obligaciones de deuda a corto plazo y dará a los prestamistas una serie de puestos de alta dirección, dijeron las fuentes bajo condición de anonimato.

Sharp también difundirá sus resultados anuales y las proyecciones para el año fiscal que culminará el 31 de marzo de 2014, periodo en el cual tendrá unas ganancias operativas de 52.900 millones de yenes según el promedio de estimaciones de 13 analistas encuestados por Thomson Reuters I/B/E/S.

El plan de la compañía se centrará en una ganancia operativa anual de 150.000 millones de yenes para el ejercicio anual que culminará en marzo de 2016, impulsado por mayores envíos de pantallas a su socio surcoreano Samsung, dijeron a Reuters la semana pasada fuentes conocedoras de la situación.

Sharp informó de una ganancia operativa anual de entre 100.000 y 200.000 millones de yenes durante los cinco años anteriores al ejercicio de 2008, antes de que sus negocios de televisiones y pantallas se vieran golpeados por el exceso de capacidad, la fortaleza del yen y la dura competencia de rivales coreanos y taiwaneses.

En octubre del año pasado recibió un rescate por 360.000 millones de yenes en préstamos de urgencia por parte de Mizuho Financial Group y Mitsubishi Financial Group, entre otros bancos.

Para asegurar el rescate, tuvo que hipotecar oficinas y fábricas en Japón, incluida una que produce pantallas para el iPad y el más reciente modelo del iPhone de Apple.

La compañía también acordó recortar 10.000 puestos de trabajo y buscar compradores para sus activos extranjeros, que incluyen las plantas de ensamblaje de televisores en China, Malasia y México. (Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Leticia Núñez)