Verizon Wireless pagará a sus matrices 7.000 mln dlrs en dividendos

martes 14 de mayo de 2013 07:50 CEST
 

Por Sinead Carew

14 may (Reuters) - Verizon Wireless, el mayor proveedor de servicios móviles de Estados Unidos, dijo el lunes que pagará a sus matrices Verizon Communications y Vodafone Group un dividendo de 7.000 millones de dólares (unos 5.300 millones de euros) en junio, sorprendiendo a algunos analistas.

El dividendo tiene lugar en medio de una creciente especulación de que Verizon podría comprar la participación de Vodafone en la sociedad conjunta si alcanzan un acuerdo sobre el precio.

Reuters informó el 24 de abril de que Verizon estaba preparando una oferta de 100.000 millones de dólares por la participación, aunque analistas han dicho que esperan que Vodafone buscará un mayor precio.

De acuerdo con el 55 por ciento que posee Verizon en la alianza y la participación de Vodafone de un 45 por ciento, esto permitiría a Verizon recibir pagos de 3.850 millones de dólares, en tanto Vodafone recibiría 3.150 millones de dólares, según una presentación regulatoria de la compañía.

El consejo de administración de Verizon Wireless tomó la decisión sobre el dividendo el 9 de mayo, de acuerdo con la compañía.

La decisión se produce tras los recientes comentarios del consejero delegado de Verizon, Lowell McAdam a los analistas de JP Morgan de que no desea pagar una prima por la participación y que los dos propietarios podrían afrontar un año "magro" en cuanto a los dividendos que reciben de Verizon Wireless.

Algunos analistas consideraron esos comentarios como una señal de que McAdam estaba poniendo una creciente presión sobre Vodafone para que venda su participación.

El último dividendo a sus matrices tuvo lugar en el cuarto trimestre de 2012, un pago de 8.500 millones de dólares, después de otro de 10.000 millones efectuado en enero de ese año.

Verizon se negó a aprobar un dividendo de Wireless entre 2005 y 2011 porque dijo que prefería pagar deuda y realizar adquisiciones. Eso, sin embargo, fue visto por los analistas como una jugada para presionar a Vodafone para que se saliera de la alianza. (Información de Sinead Carew; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)