Rajoy se resiste a afrontar reformas más profundas en España

miércoles 8 de mayo de 2013 20:36 CEST
 

MADRID, 8 mayo (Reuters) - Tras un año de reformas radicales, que mejoraron la competitividad en España, pero que también agravaron la crisis económica, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya no tiene ganas de imponer recortes agresivos e impopulares a los pensionistas o los empleados públicos.

Su índice de popularidad ha caído vertiginosamente al tiempo que la tasa de paro ha superado el 27 por ciento. Fuentes cercanas al gobierno dicen que Rajoy también es consciente de que la puesta en marcha de reformas más profundas le haría ganar poco en sus negociaciones con socios europeos.

Rajoy, líder del conservador Partido Popular, afronta menos menos presión que hace un año tras recibir más tiempo de Bruselas para reducir el déficit público. Los tipos de interés de la deuda pública han caido a sus niveles más bajos en dos años y medio gracias al compromiso del Banco Central Europeo de apoyar a los países de la zona euro que afrontan problemas y a las inyecciones de liquidez en la economía global.

El miércoles, el presidente del Gobierno español defendió sus medidas en el Congreso de los Diputados diciendo que había espantado el fantasma de un rescate internacional y que continuaría realizando duras reformas para modernizar la economía.

Pero no explicó detalles. Los más críticos dicen que el nuevo paquete de reformas que se aprobó en el Consejo de Ministros hace dos semanas aleja nuevos recortes en pensiones y en la administración pública.

"Nadie como los españoles ha hecho un esfuerzo mayor en 2012", dijo Rajoy a los diputados, dando a entender que otros países europeos necesitan reconocer su esfuerzo en recortes económicos.

UNA REPETICIÓN DE LAS MEDIDAS

  Continuación...