Siemens revisa a la baja perspectiva por débil demanda de la industria

jueves 2 de mayo de 2013 10:41 CEST
 

Por Maria Sheahan

FRÁNCFORT, 3 may (Reuters) - El referente industrial alemán Siemens AG asumió una postura más pesimista sobre el resto del año, en momentos en que la demanda de la industria se mantiene débil y las cargas previstas pesan sobre los beneficios trimestrales.

Siemens, que fabrica productos que van desde trenes de alta velocidad y turbinas de gas hasta aparatos auditivos, está fuertemente expuesta a la demanda industrial mundial y ha sido golpeada por una caída de la inversión debido a la desaceleración económica global.

Estudios publicados el mes pasado ya había avivado la preocupación de que la economía mundial está perdiendo fuerza, con el crecimiento en las fábricas chinas ralentizándose, lo que refleja la débil demanda de una frágil economía estadounidense y la zona euro sumida en la recesión.

El grupo de ingeniería dijo el jueves que ahora espera que el beneficio neto de sus operaciones en curso alcance el extremo inferior de su rango proyectado de entre 4.500 y 5.000 millones de euros este año.

Los analistas en un sondeo de Reuters habían pronosticado de media que el beneficio del grupo en el año financiero hasta septiembre bajaría a 4.840 millones de euros desde 5.180 millones de euros el año pasado, en parte debido a un impacto negativo de 1.000 de euros por su programa de reducción de costes.

El presidente ejecutivo de Siemens, Peter Loescher, ha sido criticado por ser demasiado lento al reaccionar al bajón en la economía mundial y ahora está luchando para lograr que la empresa se recupere para competir con rivales como General Electric Co.

Él puso en suspenso un plan para aumentar las ventas anuales en alrededor de un tercio a 100.000 millones de euros y a finales del año pasado lanzó una iniciativa para ahorrar 6.000 millones de euros en dos años.

Siemens aspira a elevar el margen operativo al menos a un 12 por ciento desde un 9,5 por ciento el año pasado por la reducción de costes y concentrándose en sus negocios más rentables.

En comparación, GE tuvo un margen operativo del 15,1 por ciento el año pasado y tiene como objetivo impulsar aún más la rentabilidad este año.

En su segundo trimestre hasta marzo, Siemens vio reducirse su margen a un 7,5 por ciento desde un 9,9 por ciento. Los ingresos trimestrales cayeron en un 7 por ciento, más que lo esperado, y el beneficio neto se estancó. (Traducido por la Mesa de Edición de Santiago de Chile. Editado por Rodrigo de Miguel)