ANÁLISIS-Bangladesh aún trabaja para minoristas, pese a desastres

sábado 27 de abril de 2013 17:17 CEST
 

Por Nivedita Bhattacharjee y Jessica Wohl

27 abr (Reuters) - El derrumbe de un edificio de fábricas en Bangladesh en el que murieron más de 300 personas esta semana es un crudo recordatorio de los riesgos de la industria minorista global en su búsqueda de una producción barata.

Sin embargo, ha habido pocas señales de que los temas de seguridad y otras cuestionadas condiciones laborales estén enviando ondas expansivas a los grandes minoristas occidentales, sus accionistas o las personas que compran la ropa en Estados Unidos, Europa y otros lugares.

A pesar de una serie de accidentes que han causado la muerte a centenares de personas en los últimos meses, docenas de los principales minoristas y fabricantes de prendas de vestir siguen operando en Bangladesh.

El país envía alrededor de 15.600 millones de dólares (casi 12.000 millones de euros) de ropa confeccionada cada año, alrededor de un 80 por ciento de sus exportaciones totales. El 60 por ciento de las exportaciones de prendas de vestir de Bangladesh van a Europa; Estados Unidos es el destino del 23 por ciento y Canadá asume un cinco por ciento, según datos del Ministerio de Comercio de Bangladesh y fuentes del sector.

Aproximadamente 18 meses antes de la gran tragedia anterior de Bangladesh - un incendio en noviembre en una fábrica textil que mató a 112 personas - accionistas de los almacenes Wal-Mart tuvieron la oportunidad de opinar sobre el tema de la seguridad. Con casi un margen de 50 a 1, rechazaron una propuesta que exigía a los proveedores que informen anualmente sobre la cuestión de seguridad en sus fábricas.

En su argumento, la dirección de Wal-Mart dejó clara su posición: exigir a los proveedores facilitar esos informes "podría llevar al final a costes mayores para Walmart y unos precios más elevados para nuestros clientes, lo que redundaría en nuestros accionistas y clientes y colocaría a Walmart en una desventaja competitiva", dijo la compañía.

Poco después del incendio, Wal-Mart y el grupo Sears admitieron que sus artículos habían sido producidos en el taller de modas Tazreen a pesar de haber negado a esa fábrica su autorización como proveedor.

NO ES EL ÚNICO LUGAR   Continuación...