21 de marzo de 2013 / 20:55 / en 5 años

¿Qué sucede si Chipre no puede alcanzar un acuerdo sobre un "plan B"?

BRUSELAS, 21 mar (Reuters) - La Unión Europea ha dado a Chipre hasta el final de la jornada laboral del lunes para encontrar un plan que permita recaudar casi 6.000 millones de euros y asegurar un rescate internacional.

Sin él, el Banco Central Europeo (BCE) ha dicho que cortará la ayuda de liquidez de emergencia (ELA) a los principales bancos de la isla.

Eso podría provocar el colapso de su economía, que depende de la banca, las finanzas y el turismo. Los bancos están cerrados hasta el martes, y para entonces el plan tiene que estar acordado.

A continuación, detalles de lo que podría pasar en los próximos días.

LOS BANCOS REABREN TRAS UN ACUERDO DE RESCATE

Si el Gobierno no amplía el tiempo de cierre de los bancos, los principales bancos comerciales - Banco de Chipre, Banco Popular de Chipre, Banco Helénico y Banco USB - abrirán el martes por la mañana.

Si se ha alcanzado un acuerdo con la Unión Europea y el FMI, la posibilidad de desastre puede evitarse.

Es probable que se produzcan retiradas de fondos, particularmente de depositantes internacionales, pero el BCE podría tener la capacidad de seguir con el ELA, una barrera que mantendrá a los bancos en pie. Si los mercados reaccionan positivamente a eso y vuelve la calma, los fondos podrían eventualmente volver.

Este es el mejor escenario posible e incluso entonces, sería necesario reestructurar los bancos.

LOS BANCOS REABREN SIN ACUERDO DE RESCATE

Si un acuerdo aceptable no se ha alcanzado con la UE y el FMI para última hora del lunes y no se amplía el cierre de los bancos, es probable una perspectiva más sombría.

Los bancos podrían abrir sus puertas pero tener que cerrar igual de rápido a la vista de una estampida de personas para retirar fondos, en concreto en sucursales del Banco Popular de Chipre y el Banco de Chipre, las dos entidades de mayores dimensiones y las más afectadas entre los prestamistas de la isla.

Los bancos podrían tener que cerrar más tiempo. Puesto que los chipriotas ya sólo pueden sacar dinero de cajeros automáticos, las probabilidades de un estallido social aumentarán si no reabren pronto.

La otra opción es académica. Sin el apoyo del BCE, los bancos no serían viables y quebrarían.

CONTROL DE CAPITALES

Si queda claro entre hoy y el lunes que no va a ser posible ningún acuerdo con la UE y el FMI, entonces es probable que el Parlamento chipriota apruebe una ley que imponga control de capitales sobre las instituciones financieras.

La ley ha sido enviada al Parlamento.

Eso podría limitar hasta cierto punto la salida inmediata de depósitos, que antes de la crisis se situaba en alrededor de 70.000 millones de euros.

Pero no podría hacer nada para impulsar la solvencia de los bancos, en concreto las dos instituciones más afectadas.

BANCO BUENO/BANCO MALO

Un alto cargo de la UE dijo el jueves que podría ser necesario forzar la creación de un banco “bueno” y un banco “malo”.

En el mejor de los escenarios, el banco bueno se quedaría con todos los préstamos sanos y depósitos asegurados, esto es las cuentas con menos de 100.000 euros en ellos. El banco malo asumiría todos los préstamos morosos y las cuentas con más de 100.000 euros- las que no están protegidas por la ley de garantía de depósitos.

El responsable de la UE dijo que los depósitos en el banco malo tendrían una quita de entre el 30 y el 40 por ciento - más que con el impuesto bancario propuesto por la zona euro dentro del rescate.

Los depósitos de hasta 100.000 euros, en teoría garantizados por el Gobierno chipriota, podrían no ser pagados totalmente, porque la isla no tiene fondos para respaldar su garantía de depósitos.

E incluso si se acuerda un plan de rescate y el BCE sigue aportando ayuda de emergencia, un banco podría tener que cerrar dada la falta de confianza en el sector.

El Banco Central Chipriota dijo el jueves que su segundo mayor prestamista, el Banco Popular de Chipre, sería reestructurado para evitar la bancarrota.

¿SALIDA DEL EURO?

El colapso del sistema bancario dejaría a la economía paralizada y sumida en el caos a corto plazo.

Después, la mejor ruta para la recuperación requeriría una moneda significativamente devaluada. El único modo de hacerlo sería abandonando la moneda única, a la que Chipre se sumó en 2008.

“Si el sector financiero quiebra, entonces simplemente tendrán que afrontar una devaluación muy significativa y, ante esa situación, no tendrían otra opción que comenzar a tener su propia moneda”, dijo un responsable de la zona euro a Reuters.

No obstante, otros responsables de la zona euro, han dicho que sería preferible lidiar con un país en bancarrota dentro de la eurozona, no fuera.

CONTAGIO

Bien, las perspectivas de Chipre sin un rescate son desoladoras pero ¿por qué parece la zona euro preparada para dejarlo marchar? Con Grecia, el temor a un efecto dominó era tan intenso que fue salvado del abismo.

Grecia puede ser una pequeña parte del bloque del euro - alrededor de un dos por ciento de su PIB - pero Chipre es 10 veces más pequeño.

Los responsables creen que pueden defender que con un sistema bancario ocho veces mayor que el tamaño de su economía e inundado de dinero extranjero, es un caso único que no se repetiría en ningún otro lugar.

Si la gente se pusiera nerviosa sobre los bancos de otros lugares de la zona euro, el BCE podría inundar el sistema con liquidez hasta que se restaure la confianza. Así pues, los responsables creen que la amenaza de contagio es limitada. (Escrito por Luke Baker y Jan Strupczewski. Traducido por Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below