Sharp incumplirá el plazo del 29 de marzo para la inversión de Qualcomm

lunes 18 de marzo de 2013 13:13 CET
 

TOKIO, 18 mar (Reuters) - Sharp dijo el lunes que no cumplirá el plazo del 29 de marzo para recibir la segunda mitad de la inversión de 120 millones de dólares de Qualcomm después de no completar un plan para fabricar pantallas que ahorran energía que ambas empresas están desarrollando conjuntamente.

Qualcomm, que pagó la mitad de los 120 millones de dólares en diciembre, estableció unas condiciones para entregar el resto, entre ellas haber completado las especificaciones para las pantallas de teléfonos inteligentes y tabletas y los preparativos para su producción.

Qualcomm, el fabricante de chips con sede en San Diego, dijo que Sharp tendría que tener un beneficio operativo en el segundo semestre de su año empresarial y al menos 100.000 millones de yenes en activos netos.

"Los objetivos financieros no son la razón del retraso", dijo la portavoz de Sharp Miyuki Nakayama.

Sharp y Qualcomm retrasan al 30 de junio el plazo para que la empresa japonesa cumpla las condiciones para el segundo pago, agregó.

Ambas dijeron en diciembre que Qualcomm, a través de su filial Pixtronix, trabajaría con Sharp para desarrollar pantallas de ahorro energético basadas en la tecnología IGZO de Sharp.

Incumplir el segundo plazo añadirá presión a Sharp, con problemas de liquidez, mientras busca dinero para repagar bonos convertibles de 2.100 millones de dólares en septiembre.

El fabricante japonés de pantallas LCD también fracasó a la hora de renegociar un acuerdo con la taiwanesa Hon Hai Precision Industry para comprar una participación del 9,9 por ciento, y el límite del 26 de marzo se prevé que se supere sin un acuerdo revisado en vigor.

Samsung Electronics acordó este mes invertir 110 millones de dólares en Sharp, que suministra pantallas para el iPhone5 y iPad de Apple, a cambio de una participación del tres por ciento y la promesa de Sharp de impulsar su suministro de pantallas a la empresa coreana. (Información de Tim Kelly y Dominic Lau. Traducido por Emma Pinedo)