18 de marzo de 2013 / 7:48 / hace 5 años

Chipre negocia acuerdo para aliviar impuesto a depósitos bancarios

* Parlamento pospone elección sobre impuesto a depósitos en bancos

* Fuente dice que Nicosia negocia para aliviar carga a ahorradores

* Presidente Chipre dice la isla no tiene elección, promete compensación

Por Michele Kambas

NICOSIA, 18 mar (Reuters) - Chipre trabaja en una propuesta de última hora para reducir el impacto de un impuesto sobre depósitos bancarios sobre los pequeños ahorradores, después de que una votación parlamentaria sobre la medida, clave para un rescate negociado con la zona euro para evitar la bancarrota, fuera aplazada hasta el lunes por temor a un rechazo, dijo una fuente.

En una respuesta totalmente diferente a la ofrecida en anteriores paquetes de ayuda, los ministros de Finanzas de la zona euro quieren que los ahorradores de Chipre paguen una parte del rescate de 10.000 millones de euros a la isla, afectada financieramente por su exposición a la vecina Grecia.

La decisión, anunciada el sábado, conmocionó a los chipriotas y causó una avalancha a los cajeros automáticos, muchos de los cuales se vaciaron en cuestión de horas. Las transferencias electrónicas fueron suspendidas.

Los impuestos originalmente propuestos sobre los depósitos ascienden al 9,9 por ciento para los ahorros que excedan los 100.000 euros y del 6,7 por ciento a cualquier suma inferior.

El Gobierno chipriota negociaba desde el domingo con los acreedores la posibilidad de cambiar el impuesto al 3 por ciento para los depósitos inferiores a 100.000 euros, y al 12,5 por ciento para cualquier suma superior, indicó a Reuters una fuente cercana a las consultas, bajo condición de anonimato.

La determinación de cobrar un porcentaje a los depósitos, que podría generar casi 6.000 millones de euros, debe ser ratificada por el Parlamento, donde ningún partido tiene mayoría. Si no lo hace, según advirtió el presidente Nicos Anastasiades, los dos mayores bancos de Chipre quebrarán.

Un banco, el Banco Popular de Chipre, podría tener cortada la ayuda de emergencia de liquidez (ELA, en sus siglas en inglés), financiada por el Banco Central Europeo (BCE), para el 21 de marzo.

Una suspensión de pagos en Chipre amenazaría con dañar la confianza de los inversores en la zona euro, impulsada el año pasado por la promesa del BCE de hacer lo que sea necesario para apuntalar la moneda única del bloque.

Una reunión del Parlamento prevista para el domingo fue aplazada un día para dar más tiempo a las consultas y negociar un acuerdo, dijeron fuentes políticas. Estaba previsto que el impuesto entre en vigor el martes, un día después del festivo bancario del lunes.

ROMPER UN TABÚ

Hacer que los titulares de depósitos asuman una parte del coste del plan de rescate había sido un tema tabú en Europa, pero responsables de la zona euro dijeron que era la única forma de salvar el sector financiero de Chipre, que es aproximadamente ocho veces el tamaño de la economía.

Fuentes europeas dijeron que no sentaría un precedente.

En España, uno de los cuatro países que recibe ayuda de la zona euro y que se percibe como un posible candidato a un rescate soberano, las autoridades se apresuraron a decir que Chipre era un caso único. Un portavoz del Banco de España dijo que no había señales de fuga de capitales.

La crisis no tiene precedentes en la historia de la isla mediterránea, que sufrió una guerra y una división étnica en 1974 cuando fue desplazada internamente una cuarta parte de su población.

Anastasiades, elegido hace tres semanas, dijo que tuvo que aceptar el impuesto a los depósitos bancarios a cambio de la ayuda internacional, o de otra forma la isla afrontaría la bancarrota.

“La solución que elegimos no es la que queríamos, pero es la menos dolorosa bajo las circunstancias”, dijo el mandatario en un discurso televisado, y agregó que los ahorradores serían recompensados con acciones garantizadas por futuros ingresos por reservas de gas.

Con un Producto Interior Bruto de apenas 0,2 por ciento de la producción total del bloque, Chipre solicitó ayuda financiera el pasado junio, pero las negociaciones se estancaron por la complejidad del acuerdo y la resistencia a firmarlo del anterior presidente de la isla.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, que asistió a la reunión, dijo que respaldaba el acuerdo y que pediría a la junta directiva del FMI en Washington que contribuyese al rescate.

RUSOS, EUROPEOS

Según una copia del borrador de la legislación, incumplir con el impuesto será un delito sujeto a una pena de hasta tres años de cárcel o una multa de 50.000 euros.

Entre los afectados hay acaudalados rusos con depósitos en Chipre y a europeos que se han jubilado en la isla.

“Estoy furioso”, dijo Chris Drake, un ex corresponsal de la BBC en Oriente Próximo que vive en Chipre. “Tuvimos muchas oportunidades de llevarnos el dinero fuera, no lo hicimos porque nos prometieron que era una línea roja que no se puede cruzar”.

“He perdido varios miles de euros”, dijo a Reuters.

El partido conservador de Anastasiades, Rally Democrático, con 20 escaños de los 56 del Parlamento, necesita el apoyo de otras formaciones para aprobar la medida. No estaba claro si incluso sus socios de coalición, el Partido Democrático, apoyarían plenamente el impuesto.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below