España negociará déficit regional tras cambio objetivo nacional

miércoles 13 de marzo de 2013 10:16 CET
 

MADRID, 13 mar (Reuters) - El Gobierno central español negociará con las Comunidades Autónomas (CCAA) la posibilidad de relajar sus objetivos de déficit presupuestario para este año una vez Bruselas apruebe las nuevas metas para las cuentas públicas nacionales, algo que el ministro de Hacienda prevé ocurra en las próximas semanas.

"Dentro de muy pocos días, Eurostat convalidará el déficit de España y cuando lo convalide, también dentro de pocas semanas, tendremos una senda diferente de déficit público, como ha anunciado el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios Olli Rehn", dijo en el Congreso Cristóbal Montoro.

"A partir de que tengamos esa senda (...) negociaremos con las CCAA la adecuación a la nueva senda de déficit", añadió.

Rehn reiteró recientemente que España podría recibir más tiempo para rebajar su déficit tras los esfuerzos realizados el año pasado y en vista de la grave recesión de su economía.

Las CCAA, que fueron las principales culpables de la fuerte desviación fiscal de España en 2011, han reclamado insistemente que el Ejecutivo rebaje sus objetivos, después de que en la relajación que ya concedió Bruselas el año pasado a España las regiones no vieran flexibilizados sus objetivos.

Las regiones tienen que cerrar 2013 con un déficit del 0,7 por ciento, desde el 1,7 por ciento con el que terminaron 2012 tras un fuerte ajuste que supuso importantes recortes en sanidad y educación.

Montoro dijo además que el Gobierno no prevé volver a subir los impuestos "principales" en esta legislatura, después de las importantes subidas de tributos el año pasado con el fin de consolidar las cuentas públicas.

"A partir de lo que resta de legislatura, y resta mucho, no hay ninguna intención por parte del Gobierno de subir ninguno de los impuestos principales de la economía española, sino antes al contrario", dijo en el Congreso Cristóbal Montoro en referencia a la intención del Ejecutivo de bajar la presión fiscal el año que viene, tras incumplir en 2012 su promesa electoral de no subir impuestos. (Información de Blanca Rodríguez; editado por Tomás Cobos)