España quiere que accionistas fijen remuneración de banqueros

martes 12 de marzo de 2013 18:04 CET
 

MADRID, 12 mar (Reuters) - El Gobierno español está trabajando en una normativa para que sean los accionistas quienes puedan limitar las remuneraciones fijas y variables de los ejecutivos bancarios en un momento de fuerte descontento social en España, manifestó el martes el ministro de Economía, Luis de Guindos.

"Para el sector financiero, lo que hará el Gobierno es establecer en primer lugar que el conjunto de las remuneraciones tienen que ser aprobadas por la junta general y, en segundo lugar, que (la junta) podrá establecer limitaciones para el conjunto de todas las remuneraciones (...) no únicamente para la remuneración variable", manifestó De Guindos a periodistas.

El Gobierno español ya había establecido en febrero de 2012 un fuerte recorte en los sueldos de la alta dirección de las entidades con ayudas públicas, rebajado posteriormente hasta un máximo de 500.000 euros para adecuarlo a las condiciones del Memorandum de Entendimiento, que rige el rescate a la banca española con un crédito por hasta 100.000 millones de euros.

El ministro de Economía manifestó el martes que en la actualidad había una discusión sobre la trasposición de la directiva de capital en la cual se establecía para el conjunto de la Unión Europea una limitación de la parte variable.

"A España le parece bien esa limitación pero nosotros consideramos que la futura trasposición de la normativa europea en España la tenemos que, de una forma, endurecer adicionalmente porque el problema en España no es tanto la remuneración variable sino el conjunto del paquete de remuneración", manifestó de Guindos.

En febrero, los responsables políticos de la Unión Europea acordaron limitar la parte variable de las remuneraciones hasta un máximo de dos veces el salario - la limitación más agresiva de este tipo a nivel mundial - medida que se encontró con una fiera resistencia por parte del sector financiero y de algunos países como Reino Unido.

En España, que con un 26 por ciento tiene una de las mayores tasas de desempleo de la eurozona, las altas remuneraciones y elevadas indemnizaciones de los principales ejecutivos de entidades nacionalizadas, como la CAM o CajaSur, han crispado aún más los ánimos contra la banca, muy criticada por casos como la comercialización de productos financieros complejos entre particulares o las fuertes pérdidas de los ahorradores que acudieron a la salida a bolsa de Bankia. (Información de Jesús Aguado y Sarah White; editado por Tomás Cobos)