7 de marzo de 2013 / 16:48 / en 5 años

RESUMEN-El BCE no ofrece ayuda a Italia y mantiene el curso

* BCE mantiene tipos en 0,75 pct

* Draghi dice que el contagio está contenido

* Se abordó recorte de tipos, pero consenso en contra

Por Eva Kuehnen y Sakari Suoninen

FRÁNCFORT, Alemania, 7 mar (Reuters) - Los mercados se han acomodado rápidamente después de los resultados no concluyentes en las elecciones italianas y la amenaza de contagio a otros países de la eurozona se ha apagado, dijo el jueves el presidente del Banco Central Europeo, lo que sugiere que la entidad no está interesada en tomar medidas.

El banco central de los 17 países del euro abordó una posible rebaja de los tipos de interés, pero decidió mantenerlos argumentando varios indicadores positivos, lo que a su vez sugiere que el BCE está dispuesto a mantener los tipos en el 0,75 por ciento salvo que la economía dé un giro a peor.

Los italianos emitieron un enérgico voto de rechazo a las medidas de austeridad en las elecciones de la semana pasada y no dieron a ningún partido el apoyo suficiente para formar gobierno, elevando la posibilidad de que se produzca un retroceso en las reformas económicas y las medidas para reducir la deuda.

Pero Draghi, que es italiano, dijo que hay muchas señales de que la confianza de los mercados en la eurozona está volviendo.

“Los mercados, tras un nerviosismo inicial inmediatamente después de las elecciones, han vuelto más o menos a donde estaban antes”, dijo en la conferencia de prensa mensual de la institución en su sede en la ciudad alemana de Fráncfort.

“Se puede ver ciertamente que el contagio a otros países ha sido nulo esta vez, contrariamente a lo que podría haber ocurrido hace un año y medio. Y esa es otra señal positiva”, dijo.

El BCE calmó la crisis de la zona euro con su promesa de comprar bonos gubernamentales en cantidades potencialmente ilimitadas, pero sólo lo hará si un país miembro solicita ayuda del fondo de rescate y está de acuerdo con las condiciones de austeridad.

El programa, denominado Transacciones Monetarias Directas (OMT, por sus siglas en inglés), aún no se ha aplicado e Italia podría encontrarse fuera de la protección del BCE si no puede formar un gobierno dispuesto a atenerse a sus normas.

“El OMT continúa, está en su lugar”, dijo Draghi. “Es un respaldo muy eficaz, y está ahí. Pero ustedes saben las reglas”.

Un sondeo de Reuters entre economistas mostró que la incertidumbre derivada de las elecciones en Italia ha aumentado las probabilidades de que el BCE tenga que ayudar a los países más atribulados con la compra de sus bonos en algún momento.

Sin embargo, España, y no Italia, es el es más próximo beneficiario de esta ayuda, según los analistas.

Aunque la decisión de mantener las tasas cumplió con las expectativas de los analistas, una minoría creciente de los encuestados -22 de 76- esperan que, con el tiempo, el BCE recorte su principal tipo de financiación a un nuevo mínimo histórico de un 0,5 por ciento.

El euro subió a un máximo de sesión frente al dólar después de que Draghi no diera ninguna señal firme sobre la flexibilización de la política monetaria de la entidad en los próximos meses.

Sin embargo, podría haber habido divergencias en el consejo de gobierno del Banco Central. “El consenso fue dejar las tasas sin cambios”, dijo Draghi.

Cuando las decisiones han sido unánimes, generalmente el organismo lo ha dicho.

RECUPERACIÓN GRADUAL

En tanto, el BCE rebajó su pronóstico para la economía de la unión monetaria en 2013. Se espera que el Producto Interior Bruto caiga entre un 0,1 y un 0,9 por ciento durante este año, por debajo de un rango anterior de -0,9 a un 0,3 por ciento.

“Más tarde, en 2013, la actividad económica se recuperará gradualmente apoyada en un fortalecimiento de la demanda global y en nuestra postura expansiva de política monetaria”, dijo Draghi.

El presidente del BCE agregó que han prevalecido los riesgos a la baja de las perspectivas económicas, particularmente en el caso de gobiernos de la zona euro que han sido lentos en aplicar reformas económicas estructurales.

El BCE ha señalado como su principal problema la transmisión desigual de unos tipos de interés históricamente bajos en toda la unión monetaria, lo cual plantea la interrogante de si un recorte de los tipos tendría mucho efecto.

“Las tasas de interés no son el problema, sino el diferencial entre las tasas de interés del núcleo y la periferia de la zona euro. No se puede lograr mucho con un recorte y el BCE parece estar consciente de esto”, dijo Michael Schubert, economista de Commerzbank.

Las elecciones no concluyentes realizadas en Italia la semana pasada han aumentado las divergencias y, potencialmente, podrían poner fin a la calma que el BCE logró imponer con su promesa efectuada en septiembre de hacer lo que sea necesario para preservar la moneda única. (Información adicional de Noah Barkin; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below