Un presidente octogenario decidirá el destino de Italia

martes 5 de marzo de 2013 21:00 CET
 

Por Barry Moody

ROMA, 5 mar (Reuters) - Mientras Italia atraviesa por una profunda crisis política, el destino del país yace en las manos de un presidente octogenario que se encuentra a semanas de retirarse.

Según la Constitución italiana, el presidente Giorgio Napolitano, de 87 años, tiene la tarea de encontrar una salida al estancamiento causado por la enorme cantidad de votos de protesta emitidos en las elecciones del 24 y 25 de febrero, que no arrojaron un ganador claro para formar un Gobierno eficiente.

El desafío es sumamente difícil, pero si alguien puede tener éxito probablemente sea Napolitano, que goza de un enorme respeto y popularidad y ha mostrado habilidad para navegar en medio de las aguas tormentosas en las que ha caído previamente Italia.

De hecho, después de unas elecciones en las que los italianos expresaron su decepción con la clase política, el ex político comunista podría ser la única figura en pie que inspire cierto respeto entre el público.

Napolitano ha gestionado antes momentos de emergencia. En 2011, cuando Italia encaraba una peligrosa crisis de deuda, fraguó la sustitución del entonces primer ministro Silvio Berlusconi - cuyo Gobierno estaba plagado de escándalos - por el tecnócrata Mario Monti.

Pero la situación ahora es más complicada. Napolitano se encuentra actualmente en el final de su mandato de siete años y deberá ser sustituido a mediados de mayo.

Debido a que la crisis podría tardar semanas en resolverse, es posible que quien quiera que finalmente escoja para ser primer ministro jure ante su sucesor, en una situación que sería extraña incluso para los estándares italianos.

"Sería como si una joven mujer prometida llegase al altar y se encontrara con que su marido es una persona diferente de su novio", dijo el comentarista Michele Ainis en el diario Corriere della Sera.   Continuación...