Canadá podría tener que revisar venta de unidad teléfonos de RIM

martes 22 de enero de 2013 18:26 CET
 

OTTAWA, Canadá 22 ene (Reuters) - El Gobierno canadiense podría tener que someter a revisión la venta a un comprador extranjero de la unidad de telefonía móvil de Research in Motion , fabricante de la BlackBerry, dijo el martes a Reuters el ministro de Industria, Christian Paradis.

Al preguntársele si permitiría esa venta a una compañía extranjera, Paradis respondió: "Son especulaciones, y cada decisión en cada caso está basada en su propio mérito, por lo que sería prematuro que yo especule en cualquiera de esta clase de casos".

"Por lo que si algo fuera a suceder, entonces tendríamos que decidir si es revisable o no, dependiendo del límite (del valor de la transacción), y luego procederíamos con el examen de beneficio neto", agregó.

El ministro se refería a una cláusula de la Ley de Inversión de Canadá, que exige que el Gobierno determine si ciertas inversiones extranjeras en Canadá no tienen un beneficio neto para el país.

La efervescencia en los mercados en torno a RIM se ha renovado por su nuevo sistema operativo BlackBerry 10 y porque el consejero delegado Thorsten Heins declaró que una revisión estratégica podría llevar a la venta de su negocio de teléfonos móviles.

"Esperamos que RIM siga siendo un líder global en el sector y queremos asegurarnos de que crezca a nivel orgánico", dijo Paradis a Reuters por teléfono desde Alemania, donde se reunió con líderes empresariales para promocionar Canadá como lugar de inversión.

El primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper dijo a Reuters en febrero del año pasado que quería ver a RIM crecer "como una compañía canadiense".

Harper señaló a adquisiciones u ofertas hostiles por lo que describió como compañías de "tecnología crítica" como aquellas a las que el Gobierno podría bloquear.

Paradis dijo que el Gobierno no tiene intención de momento de levantar las restricciones a la presencia extranjera en las grandes compañías telefónicas. (Información de Randall Palmer; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Edición de Teresa Larraz)