Un virus informático cierra una central en Estados Unidos

jueves 17 de enero de 2013 19:47 CET
 

Por Jim Finkle

BOSTON, EEUU, 17 ene (Reuters) - Un virus informático atacó el sistema de control de turbinas de una empresa energética estadounidense el pasado otoño, cuando un técnico insertó en la red un USB que estaba infectado sin saberlo, lo que dejó fuera de funcionamiento una central durante tres semanas, según un informe en una web gubernamental.

El informe del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) no nombró la planta pero dijo que detrás del incidente hay un software de delincuentes, que se utiliza para cometer delitos financieros como el robo de identidad.

Fue introducido por un empleado de un contratista que hace negocios con la instalación, según la agencia.

DHS informó del incidente, que tuvo lugar en octubre, junto con otro en el que estuvo implicado un virus más sofisticado, en su página web mientras ciberexpertos se reúnen en una conferencia sobre seguridad en Miami conocida como S4 para revisar las crecientes amenazas contra las centrales energéticas, instalaciones de agua y otras infraestructuras decisivas.

Además de no identificar las centrales, un portavoz de DHS no quiso decir dónde se encontraban.

El interés en este área ha aumentado desde 2010, cuando el virus informático Stuxnet fue utilizado para atacar el programa nuclear de Irán. Aunque se cree que Estados Unidos e Israel estuvieron tras Stuxnet, los expertos creen que hackers pueden estar copiando la tecnología para desarrollar sus propios virus.

Justin W. Clarke, un investigador en seguridad de una empresa conocida como Cylance que ayuda a proteger instalaciones energéticas contra cíberataques, destacó que los expertos creen que Stuxnet fue entregado a su objetivo en Irán mediante un USB.

El Equipo de Respuesta a Cíber Emergencias en Sistemas de Control Industriales del DHS (ICS-CERT), que ayuda a proteger infraestructuras estadounidenses decisivas, respondió a 198 cíber incidentes denunciados por empresas energéticas, distritos de aguas públicas y otras instalaciones de infrastructuras en el año fiscal que acabó el 30 de septiembre de 2012.

Los ataques contra el sector energético representaron el 41 por ciento del total. (Información de Jim Finkle en Boston; Información adicional de Deborah Charles en Washington; Traducido por Teresa Larraz)