16 de enero de 2013 / 8:53 / en 5 años

Aerolíneas Japón dejan en tierra los 787 tras aterrizaje emergencia

Por Mayumi Negishi y Tim Kelly

TOKIO, 16 ene (Reuters) - Dos de las principales aerolíneas de Japón dejaron el miércoles en tierra su flota de aviones 787 Dreamliner de Boeing después de uno de ellos realizara un aterrizaje de emergencia, aumentando las preocupaciones de seguridad sobre un modelo que muchos ven como el futuro de la aviación comercial.

All Nippon Airways (ANA) informó de que el panel de mandos en un avión que hacía un vuelo doméstico dio un error de batería, forzando unos avisos de emergencia para los pilotos. Dijo que la batería era de ion de litio, del mismo tipo que una implicada en un incendio en un Dreamliner en un aeropuerto estadounidense la semana pasada.

La compañía dejó en tierra sus 17 aviones 787 y Japan Airlines dijo que suspendió todos los vuelos 787 programados para el miércoles.

ANA dijo que sus aviones tampoco volarán el jueves, lo que supondrá la cancelación de unos 35 vuelos nacionales, y que ese día decidirá si vuelven a volar el viernes.

Las dos compañías operan alrededor de la mitad de los 50 Dreamliner que Boeing ha entregado hasta la fecha.

El incidente del miércoles, calificado de "muy grave" por un responsable del Ministerio de Transporte - un lenguaje utilizado en los círculos internacionales de seguridad para indicar que podría haberse producido un accidente - es el último de una serie de problemas con el nuevo Dreamliner.

El sofisticado nuevo avión, el primero del mundo hecho principalmente con fibra de carbono reforzado, sufrió la semana pasada dos filtraciones de combustible, un incendio en una batería, un problema de conexiones, un error informático con los frenos y una grieta en una ventana de la cabina.

"Creo que estamos llegando al punto de inflexión donde tienen que considerar esto como una crisis grave", dijo Richard Aboulafia, analista de Teal Group en Fairfax, Virginia.

"Esto va a cambiar la percepción de la gente de la aeronave si no actúan rápidamente", agregó.

El 787, que tiene un coste de 207 millones de dólares, representa un salto en la forma en la que los aviones son diseñados y construidos, pero el proyecto estuvo plagado de excesos de costes y años de retrasos. Algunos han sugerido que el apuro de Boeing para tener los aviones listos después de los retrasos tuvo como resultado los problemas recientes, una acusación que la compañía rechaza enérgicamente.

Pero tanto la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) como la Dirección Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés) dijeron que están siguiendo el último incidente del Dreamliner como parte de una revisión exhaustiva de la aeronave anunciada la semana pasada.

ALARMA ACTIVADA

El vuelo 692 de ANA salió del aeropuerto Yamaguchi, en el oeste de Japón, poco después de las 08:00 hora local (23:00 GMT del martes) con destino el aeropuerto de Haneda, cerca de Tokio, un vuelo de 65 minutos. Tras cerca de 18 minutos de vuelo, a 30.000 pies, el avión comenzó a descender.

La nave descendió a 20.000 pies en unos cuatro minutos y realizó un aterrizaje de emergencia 16 minutos más tarde, de acuerdo con la web de seguimiento de vuelos Flightaware.com.

Un portavoz de la autoridad del aeropuerto de Osaka dijo que el avión aterrizó en Takamatsu a las 08:45 hora local. Los 129 pasajeros y ocho tripulantes fueron evacuados de forma segura a través de rampas inflables del avión. El secretario jefe del gabinete Yoshihide Suga dijo que cinco personas resultaron heridas leves.

En una rueda de prensa - en la que el vicepresidente de ANA, Osamu Shinobe, hizo una reverencia a modo de disculpas- la compañía dijo que los instrumentos en el vuelo indicaron un error de batería, lo que provocó advertencias de emergencia para los pilotos, que decidieron aterrizar.

"Hubo una alerta de batería en la cabina y había un olor extraño detectado en la cabina del piloto y la cabina, y (el piloto) decidió realizar un aterrizaje de emergencia", dijo Shinobe.

Pasajeros dijeron a televisiones locales que había un olor como de plástico quemado en el avión ya desde el despegue.

"Había un mal olor en cuanto salimos, y antes de que hiciéramos el aterrizaje de emergencia hubo un anuncio y la voz de la azafata estaba temblando, así que pensé que era grave", dijo un pasajero a la cadena TBS.

Marc Birtel, un portavoz de Boeing, dijo a Reuters: "Hemos visto los informes, estamos al tanto de los acontecimientos y estamos trabajando con nuestros clientes".

En Asia, solo las aerolíneas japonesas y Air India tienen Dreamliner, pero en el resto del mundo, se han pedido otros 850 aparatos.

La australiana Qantas Airways dijo que su pedido de 15 787 para su filial Jetstar sigue en marcha, mientras que United Airlines, la única aerolínea estadounidense que lo opera, dijo que no tiene previsto tomar acciones inmediatas en respuesta al incidente. (Información adicional de Olivier Fabre, Kentaro Sugiyama, Mari Saito, Deborah Charles y Alwyn Scott; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile y Teresa Larraz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below