12 de abril de 2012 / 16:38 / hace 6 años

España inicia subastas B. Valencia y CX, foco financiación FGD

* FGD financiaría subastas de Banco de Valencia y CX

* Economía y banca estudian adelanto de aportaciones al FGD

* Adelanto aportaciones de 8 años elevaría hucha a 20.000 mlns

* Cartera ladrillos protegida de B. Valencia asciende a 6.000 mlns

* EPA será de 80 y 20% en B. Valencia, incluiría ayudas liquidez

Por Jesús Aguado

MADRID, 12 abr (Reuters) - Banco de Valencia y Catalunya Caixa (CX), entidades cuyo control ha asumido el Estado español debido a su insuficiente solvencia, han iniciado este jueves el proceso formal de venta, con la atención centrada en la estructura de la financiación de los procesos.

La deficitaria entidad valenciana contará con un esquema de protección (EPA) para una cartera de activos inmobiliarios de unos 6.000 millones de euros, que está previsto que sea financiado por el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), un vehículo financiado por el propio sector bancario.

“La idea es que el Fondo de Garantía de Depósitos asuma el coste de las próximas subastas, tanto el de Banco de Valencia, Catalunya Caixa, como posiblemente el de la gallega (NovaCaixaGaliciaBanco, también controlada por el Estado) y ahora se está analizando cuál va a ser la fórmula de financiación para no comprometer más dinero público”, dijo una fuente bancaria de una entidad española con acceso al cuaderno de venta de Banco de Valencia.

NovaCaixaGalicia Banco (NCG) dispone hasta septiembre para incorporar a nuevos inversores.

En el mercado se considera que los algo más de 2.000 millones de euros de los que todavía dispondría el FGD -- que se nutre de las aportaciones de entidades privadas y que cuenta con capacidad de endeudamiento -- tras las ayudas aportadas en CAM y Unnim no serían suficientes para financiar las eventuales subastas de las tres entidades nacionalizadas, que son administradas por el FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria).

En la actualidad, las entidades financieras españolas se encuentran en un proceso de recapitalización para cumplir con las exigencias de 52.000 millones de euros en provisiones y capital para afrontar la cobertura de los activos inmobiliarios.

Una gran parte de las dudas de los mercados internacionales en las finanzas públicas de España se centra en la debilidad de una parte del sector financiero, dañado por el estallido de la burbuja inmobiliaria, y en el temor a que el Gobierno acabe teniendo que inyectar más capital público a la banca, lo que podría provocar un rescate del país “a la irlandesa”.

Sin embargo, la Comisión Europea manifestó este miércoles que España no necesitaría ayuda financiera para recapitalizar a sus bancos.

El consejero delegado de Banesto, José García Cantera, volvió a reiterar este jueves que la banca estaba debatiendo con el Gobierno una fórmula para que las eventuales aportaciones adicionales y/o derramas al FGD no penalizasen a las entidades en la cuenta de resultados.

“Mi impresión es que es perfectamente posible lograr un mecanismo sin incrementar los cargos a la cuenta de resultados a través del FGD y que consiga tener disponible en el corto plazo el dinero necesario para acometer la reestructuración de estas entidades”, manifestó el directivo.

El directivo de Banesto, banco controlado por el Santander , reconoció la víspera que se estaba habando de la posibilidad de que las entidades adelantasen al fondo sus aportaciones de 8 años. El fondo recauda en torno a entre unos 2.000 y 2.500 millones anuales, lo que supondría que su colchón subiría a entre 16.000 y 20.000 millones de euros.

El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, reconoció la víspera que se estaban discutiendo todavía las distintas alternativas para avanzar en la reestructuración del sector y minimizar el coste público.

Un portavoz de Economía recordó este jueves que el mecanismo para aumentar los fondos al FGD era “complejo y muy técnico” y que se cerraría en las próximas semanas, si bien recordó que no estaba descartado que el fondo acudiera a financiarse en los mercados.

En el caso de adelantarse las aportaciones, el sector reconocería esa deuda ante el FGD y le concedería un préstamo por una cantidad determinada, el que le correspondiese por su cuota en el mercado de depósitos, que se iría amortizando con las aportaciones anuales, evitando un pago en efectivo.

Está fórmula está en línea con la nueva regulación en la que está trabajando la Comisión Europea para que la banca financie por sí misma sus necesidades de recapitalización.

ENTIDADES MEDIANAS CON INTERÉS EN B. VALENCIA

Diversas fuentes consultadas explicaron el jueves que Banco de Valencia, con activos de unos 22.000 millones de euros, podría atraer el interés de entidades de tamaño mediano.

Entre los pujadores figuran BMN - que ha reconocido públicamente su interés en Banco Valencia y vería en Banco de Valencia el atractivo geográfico y la posibilidad de cotizar -, Popular y Bankinter, si bien esta última no parece contar con muchas posibildades, según fuentes bancarias.

Catalunya Caixa, con activos cercanos a los 80.000 millones de euros, sería un bocado más apetecible o digerible para las grandes entidades españolas, como el Santander o BBVA o el saneado Kutxabank.

Una fuente del Banco de España manifestó que el proceso de venta de Banco de Valencia estaba más avanzado que el de la entidad catalana pues el banco de inversión seleccionado, Nomura, ya había distribuido su cuaderno de ventas entre las entidades interesadas en su puja.

En todo caso, el Banco de España dijo el jueves que “ambos procesos se desarrollarán con la máxima celeridad y, en todo caso, finalizarán antes del próximo verano”.

Otra fuente de una entidad con acceso al cuaderno de venta añadió que el calendario para Banco de Valencia fijaba como tope el 27 de abril para la presentación de ofertas no vinculantes y el 27 de mayo para las vinculantes. La adjudicación se podría producir en torno a mediados de junio.

Bajo el conocido como Esquema de Protección de Activos (EPA), que garantiza una cartera de activos inmobiliarios de unos 6.000 millones de euros, el Banco de España tiene previsto ofrecer al potencial comprador un plan por el que el FGD se haría cargo de pérdidas futuras por el deterioro de activos de Banco de Valencia durante los próximos 10 años.

El coste de la EPA lo asume en un primer momento el Banco de Valencia con las provisiones constituidas, que ascendían a finales de diciembre para sus activos inmobiliarios a unos 1.000 millones de euros.

Posteriormente, el 80 por ciento del quebranto lo asumiría el FGD y el restante 20 por ciento la entidad compradora.

Otra fuente con acceso al cuaderno de venta también manifestó que en principio estaba previsto que la subasta de la entidad valenciana cuente con apoyos de liquidez.

Banco de Valencia fue intervenido en noviembre por el Banco de España a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que comprometió una aportación de capital de 1.000 millones de euros y una línea de crédito de 2.000 millones de euros.

A cierre de 2011, la entidad valenciana registró unas pérdidas por importe de 887 millones de euros.

Los administradores del banco --en el que participa Bankia -- dijeron que las exigencias de nuevos saneamientos que impone la reforma financiera introducida por el Gobierno suponen para Banco de Valencia una necesidad de provisiones nuevas por 823 millones más un colchón adicional de capital de 428 millones. (Información adicional de Tomás Cobos, Sonya Dowsett y Julien Toyer; editado Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below