5 de octubre de 2016 / 15:23 / en un año

ENFOQUE-La revolución del coche eléctrico ilumina el futuro de varios metales

* Coches eléctricos impulsan demanda de litio, cobalto y grafito

* GRÁFICO sobre baterías de ión litio tmsnrt.rs/2cNq1mw

Por Jan Harvey

LONDRES, 5 oct (Reuters) - Vehículos eléctricos como el Nissan Leaf pueden tener un aspecto similar al del típico coche familiar, pero los nuevos materiales que incorporan podrían revolucionar el mercado de los metales que se emplean en el sector, abriendo un nuevo campo para los inversores en materias primas.

“Hemos identificado a los vehículos eléctricos como un área en la que la demanda se encuentra en un punto de inflexión”, dijo Duncan Goodwin, gestor de cartera en Global Resources Baring Fund.

Cerca del 12 por ciento de este fondo que gestiona activos por 378,2 millones de dólares tiene exposición a materiales que se emplean en la fabricación de coches eléctricos. Cuenta con inversiones en la estadounidense Albemarle y la australiana Orocobre, dos productoras de litio, un elemento clave en las baterías de los coches eléctricos. Las acciones de ambas empresas han subido con fuerza este año.

Los gobiernos, deseosos de impulsar la demanda de coches eléctricos para cumplir sus compromisos en la reducción de emisiones, tientan a los consumidores con subvenciones, aparcamiento gratuito y exenciones fiscales. A su vez, el crecimiento de este mercado está creando una oportunidad para la inversión en materias primas que actualmente se calcula en 235.000 millones de dólares.

Pero no se trata de una apuesta única.

Predecir qué cantidad de este o aquel metal será necesaria para cubrir la demanda de coches eléctricos a largo plazo es una tarea difícil y los progresos tecnológicos en las baterías podrían alterar la mezcla.

Además, que los conductores adopten el coche eléctrico sigue siendo un desafío y la necesidad de recargarlos con frecuencia y el tiempo de recarga han disuadido a muchos potenciales compradores.

Sin embargo, la preocupación por la contaminación creada por los vehículos diesel quedó reflejada en el dominio de los prototipos eléctricos en la feria del automóvil de París la semana pasada.

El parque móvil de vehículos eléctricos e híbridos en todo el mundo superó el millón el año pasado, según la Agencia Internacional de Energía.

Aunque los cálculos varían, la consultora IHS Automotive espera que los coches eléctricos representen cerca del 4 por ciento de todos los vehículos ligeros a escala mundial en 2020, porcentaje equivalente a 3,9 millones de coches, frente a los 14.000 de 2010.

¿Y qué hay bajo el capó de estos vehículos?

La mayoría de baterías para coches eléctricos usan cátodos y ánodos con óxido de litio, níquel, manganeso y cobalto (NMC).

Asimismo, metales dentro de la categoría denominada de “tierras raras” (“Rare Earth”, en inglés) como el disprosio, el neodimio y el terbio -que son extraídos principalmente en china por empresas como Xiamen Tungsten y China Minmetals Rare Earth Co - se emplean en algunos componentes electrónicos del motor.

“Está claro que los coches eléctricos desde el punto de vista actual tendrán baterías basadas en ión-litio”, dijo Horst Friedrich, director del alemán Institute of Vehicle Concepts.

“Estamos hablando del litio y ... de metales como el cobalto, el fosfato de hierro y elementos de tierras raras.”

EL TRIÁNGULO DEL LITIO

La mayor parte del litio del mundo proviene de la zona llamada el “triángulo del Litio” formado por Chile, Argentina y Bolivia y extraerlo es un negocio cada vez más lucrativo.

Los precios del litio para baterías en China, el mayor productor de baterías de ión-litio llegaban a superar los 20.000 dólares por tonelada este verano, casi tres veces más que un año antes, ante el crecimiento de la demanda.

“La industria del litio irá desde las 160.000 toneladas de LCE (siglas inglesas para carbonato de litio equivalente) de hoy hasta al menos 260.000 toneladas en 2020”, dijo Simon Moores, director general de Benchmark Mineral Intelligence.

Albemarle está invirtiendo una suma no desvelada en impulsar su producción de sales de litio para baterías en un intento de cubrir la mitad del crecimiento de la demanda prevista, dijo John Mitchell, presidente de la filial de litio de la empresa.

La australiana Lithium Power International está preparando su proyecto Maricunga Salar en el norte de Chile para poder enviar litio directamente a China destinado al coche eléctrico, y quiere que entre en producción para 2019-2020.

Su rival doméstica Orocobre, que este año ya se ha revalorizado en bolsa más del 50 por ciento, prácticamente ha concluido un estudio de alcance con el objetivo de al menos duplicar su capacidad de producción en los próximos dos años en una planta en Argentina.

Entre las empresas sudamericanas, la chilena SQM anunció este mes que iba a invertir 30 millones de dólares en incrementar su capacidad para producir hidróxido de litio en 7.500 toneladas.

“La penetración de los vehículos eléctricos en el mercado automovilístico tendrá un impacto significativo en la demanda de litio”, dijo.

“COMPRADORES, PRECAUCIÓN”

Los críticos alertan sobre los que esperan escasez en la oferta de litio porque existe en abundancia en la corteza terrestre. Otros advierten en contra de lanzarse demasiado deprisa sobre empresas pequeñas que puedan no llegar a producir el litio de alta calidad necesario para las baterías.

“Es un mercado que mete miedo a los compradores, que se mueve muy rápido y en el que hay un buen grado de ignorancia”, dijo el analista de Finntech, Martin Potts, añadiendo que el grafito podría ser más interesante para los inversores .

“China domina el sector de grafito, que se emplea en los ánodos”. Benchmark Mineral Intelligence espera que entre 150.000 y 170.000 toneladas adicionales de grafito para ánodos sean necesarias en 2020, con un valor adicional de 1.125-1.275 millones de dólares.

La canadiense Eagle Graphite dijo que aunque aún no ha notado el impacto del coche eléctrico en su negocio, cuando la producción anual alcance el millón de coches anual, mermará de forma significativa la oferta de grafito.

“Los fabricantes que miran al futuro están con razón empezando a preocuparse”, dijo su consejero delegado Jamie Deith. “No sólo está la cuestión de producir el grafito suficiente, sino la preocupación adicional de que China representa a día de hoy el 100 por ciento de los ánodos de grafito natural”.

“La industria de baterías tiene que diversificar sus fuentes”, añadió.

Entretanto, los precios del cobalto COB-CATH-LON han escalado un 16 por ciento este año y se espera que suban otro 45 por ciento hasta 2020. Que la Agencia de Logística de Defensa de Estados Unidos empiece a hacer acopio de compuestos de cobalto da una idea de su importancia.

Sherritt International, uno de los mayores productores de cobalto, dijo que está listo para incrementar la producción de cobalto en su mina Ambatovy en Madagascar en línea con la producción de níquel.

Teniendo en cuenta que el cobalto se extrae generalmente como derivado de otros metales como el níquel y el cobre, para los productores es difícil aumentar con fuerza su producción en respuesta a una mayor demanda, dijo. Esta falta de elasticidad en la oferta podría hacer subir los precios.

Pero no todos los metales que se usan en las baterías de los coches tienen un futuro halagüeño. La demanda de manganeso, un componente común del acero, seguramente seguirá siendo débil a corto plazo por el bache que atraviesa el sector acerero.

“UN VIAJE AGRADABLE”

Prever la cantidad de un metal concreto que va a ser necesaria para satisfacer la demanda de coches eléctricos a largo plazo es complicado y los avances tecnológicos en el desarrollo de las baterías podrían alterar la combinación de componentes empleados.

Metales como el níquel, el cobalto o el manganeso podrían no ser necesarios en baterías como la de sulfuro de litio que está desarrollando Oxis Energy, empresa basada en la ciudad inglesa de Oxford.

Por otra parte, tecnologías de vehículos limpios, particularmente las pilas de combustible de hidrógeno, se mencionan como posibles rivales en el mercado de baterías. Sin embargo, el desarrollo de una nueva tecnología hasta su comercialización lleva su tiempo.

“Consideramos que el riesgo de sustitución del litio será bajo”, dijo Julia Ralph de la consultora CRU Group.

Mientras conduce un silencioso Leaf totalmente equipado por las instalaciones del concesionario Nissan London West, el vendedor Keith Almansury dice que la educación es clave para impulsar el crecimiento en este segmento.

“Si a la gente no le encantan los coches eléctricos es porque no los conocen”, dijo, destacando entre sus beneficios el respeto por el medioambiente, el ahorro en mantenimiento y combustible, y el aparcamiento gratuito.

“Pero, sobre todo, es que el viaje es realmente agradable”.

Información de Jan Harvey; Información adicional de Rosalba O'Brien en Santiago, Jim Regan en Sydney; Editado por Pratima Desai, Keith Weir, Janet McBride

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below