Clinton promete exigir responsabilidades por escándalo de Wells Fargo

martes 4 de octubre de 2016 08:16 CEST
 

Por Amanda Becker

TOLEDO, EEUU, 4 oct (Reuters) - La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, prometió el lunes que Wells Fargo deberá responder por su "indignante comportamiento corporativo" en un escándalo relacionado a la apertura de millones de cuentas por parte de empleados sin que los clientes lo supieran.

"Es realmente impactante, ¿cierto? Uno de los bancos más grandes del país hostigando a miles de empleados para que cometieran fraude contra clientes desprevenidos", dijo Clinton a una multitud en Ohio, un estado clave en las elecciones presidenciales del 8 de noviembre en las que se enfrentará al republicano Donald Trump.

En Toledo, un área que ha perdido empleos del sector manufacturero, Clinton dijo que quería "enviar un mensaje claro a todo director y ejecutivo" de que sus compañías tendrán que rendir cuentas si "estafan" a sus clientes, "explotan" a sus empleados y "timan" a los contribuyentes.

"Para entender por qué esto es tan importante, consideren los ejemplos recientes de indignante comportamiento corporativo", dijo, citando a Wells Fargo.

Antes del discurso de Clinton, su campaña divulgó un plan para ayudar a los clientes a demandar a las corporaciones en tribunales en lugar de obligarlos a llevar las disputas a arbitrajes privados. Las cláusulas de arbitrajes obligatorios dificultan o imposibilitan la presentación de demandas colectivas.

Clinton dijo que el caso de Wells Fargo arroja luz sobre cómo esos acuerdos dañan a los consumidores. "No vamos a permitir que compañías como Wells Fargo usen esta letra chica para escapar de su responsabilidad", sostuvo la ex secretaria de Estado.

Defensores de los consumidores dicen que el arbitraje individual obligatorio vuelve extremadamente costoso el presentar un recurso legal y no establece precedentes legales para ayudar a otras personas afectadas.

Wells Fargo ha sido criticado por utilizar las cláusulas de arbitraje después de que se supo que los empleados del banco abrieron hasta 2 millones de cuentas corrientes, de ahorro y tarjetas de crédito sin el permiso de sus clientes para cumplir sus cuotas de ventas. (Editado en Español por Ricardo Figueroa)