Los "hedge funds" anticipan compras del BCE y adquieren bonos de largo plazo

martes 24 de mayo de 2016 16:28 CEST
 

Por Dhara Ranasinghe y John Geddie

LONDRES, 24 may (Reuters) - Los "hedge funds" o fondos de alto riesgo parecen haber descubierto una oportunidad en el programa de compra de bonos del Banco Central Europeo y están adquiriendo deuda a largo plazo anticipándose a los beneficios que tendrá vendérsela después al BCE.

Datos revelados por Bank of America Merrill Lynch muestran que desde 2014 los hedge funds han duplicado prácticamente sus posiciones en bonos de la zona euro con vencimientos de más de 15 años, en previsión de que el BCE centre sus compras en esta área en los próximos meses.

El vencimiento medio actual de las recompras del BCE es de alrededor de ocho años, muy inferior al promedio de 12 años del conjunto de los activos elegibles. Esto sugiere que el BCE -que no tiene marcados objetivos según perfil de vencimiento- hasta ahora había comprado solo deuda hacia el corto plazo.

"Los hedge funds están comprando bonos a largo plazo... hasta que el BCE les libre finalmente de ellos", dijo el estratega de BAML, Ralf Preusser.

Los analistas han buscado oportunidades potencialmente rentables dentro del programa del BCE desde sus inicios, pero a falta de menos de un año para que termine, la llegada de estos fondos sugiere que un grupo conocido por la volatilidad en la asignación de sus activos se ha unido ahora a la fiesta.

Inversores apalancados como los hedge funds son a menudo los primeros en vender si los mercados van en su contra, exacerbando las fluctuaciones de precios en unos mercados de bonos donde la liquidez se ha vuelto escasa. Analistas dijeron que la presencia del BCE como gran comprador podría moderar esta estrategia.

Los datos de BAML muestran que en 2016 los hedge funds han asignado de media un 15 por ciento de los bonos de largo vencimiento de la zona euro vía sindicación, casi el doble que el 8 por ciento de media de hace dos años.

Esto ha ocurrido en parte por la búsqueda de rentabilidad, mientras que la escasez de bonos a corto plazo ha reforzado la idea de que el BCE tendrá que comprar deuda de largo plazo.   Continuación...