Los agregadores de electricidad sacuden el mercado de energía británico

lunes 23 de mayo de 2016 14:46 CEST
 

Por Karolin Schaps y Susanna Twidale

LONDRES, 23 may (Reuters) - Reino Unido está yendo hacia una nueva forma de asegurarse que no se queda sin electricidad, una que podría poner el mercado de energía patas arriba: en lugar de pagar a las eléctricas para que produzcan más electricidad, está pagando a empresas que garantizan que se reduce la demanda industrial.

Los denominados agregadores de demanda se aseguran los compromisos de empresas de todo el país para reducir su consumo eléctrico. Por ejemplo, los supermercados pueden subir la temperatura de los frigoríficos unos grados durante un periodo corto de tiempo sin impacto alguno o las depuradoras pueden apagar las bombas en momentos puntuales.

Los agregadores venden luego la reducción en megawatios que se han garantizado al operador de la red National Grid, que cada vez se muestra más partidario de este método de gestión activa de la demanda (DSR, según sus siglas inglesas) que de pagar a las grandes eléctricas por aumentar su capacidad de generación. Estos intermediarios pasan estos ingresos a las empresas, quedándose una parte.

Agregadores de demanda como Flexitricity, Kiwi Power o Open Energi han ganado terreno en el último año desde que National Grid lanzó una campaña promocional para concienciar a las empresas sobre los beneficios comerciales de gestionar la demanda y reducir el consumo energético.

Estos representan una amenaza para los ingresos de grandes firmas de generación eléctrica como Centrica, SSE y EDF Energy, que se están viendo debilitadas por estos recién llegados y perdiendo negocio en el mercado de ajuste de electricidad británico de 1.000 millones de libras.

Este desafío podría crecer rápidamente en los próximos años. National Grid, que busca equilibrar la oferta y la demanda por segundo, quiere que entre el 30 y el 50 por ciento de la capacidad eléctrica en el mercado de ajuste eléctrico provenga de la DSR en 2020, frente al 4 por ciento actual.

La forma en que evolucione el auge de los agregadores en Reino Unido podría servir de guía a otros países europeos y se seguirá de cerca por las empresas y reguladores eléctricos de todo el continente.

Reino Unido y Francia son los países más avanzados en el uso de la gestión de la demanda y tienen un marco regulatorio vigente. Otros países como Alemania todavía se encuentran dando forma a las normas para lidiar con la reducción de la demanda eléctrica, que puede reducir el uso de electricidad de origen fósil y ayudar a reducir las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.   Continuación...