Crecen dudas sobre la recuperación de la economía en China

sábado 14 de mayo de 2016 14:42 CEST
 

Por Pete Sweeney y Jessica Macy Yu

SHANGHÁI/PEKÍN, 14 may (Reuters) - La inversión, la producción industrial y las ventas minoristas de China crecieron más lento que lo previsto en abril, según ron datos difundidos el sábado lo que desperta dudas sobre la salud de la recuperación de la segunda economía más grande del mundo.

"Parece que todos los motores repentinamente perdieron impulso y que las perspectivas de crecimiento se han suavizado también", dijo Zhou Hao, economista de Commerzbank en Singapur, a través de una nota de análisis.

"Al final del día, tenemos que reconocer que China todavía está en problemas", añadió.

El crecimiento de la producción en las fábricas se enfrío a un 6 por ciento en abril, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas, menos que el 6,5 por ciento estimado por analistas en base anual y tras registrar un incremento de un 6,8 por ciento en el mes previo.

La expansión de la inversión fija, en tanto, se desaceleró a un 10,5 por ciento interanual en el período enero-abril, por debajo de las previsiones del mercado de un 10,9 por ciento y inferior también al crecimiento de 10,7 por ciento en el primer trimestre.

La desaceleración de la inversión fija de las empresas privadas muestra cierto escepticismo ante las perspectivas de recuperación económica. La inversión de empresas privadas subió 5,2 por ciento interanual entre enero y abril, por debajo del 5,7 por ciento del primer trimestre.

En su infome, la oficina de estadísticas china dijo: "Debido a que el monto total de la inversión privada es relativamente grande, su continua desaceleración podría moderar el crecimiento y requiere un alto grado de atención".

Las ventas minoristas de abril, que incluyen al sector privado y al gobierno, subieron un 10,1 por ciento en base anual, menos de lo esperado. Analistas habían proyectado un crecimiento de 10,5 por ciento, el mismo porcentaje que se registró en marzo.

Los datos de marzo habían alentado las esperanzas de que la economía china estuviera despegando tras una ola de estímulos fiscales, monetarios y administrativos desde hace más de un año. Pero los datos de abril siguieron mostrando evidencia de una persistente debilidad. (Información adicional de Elias Glenn; editado en español por Gabriela Donoso)