Australia aprueba plan de AB Inbev para comprar a SABMiller por $100.000 mlns

jueves 5 de mayo de 2016 10:31 CEST
 

SÍDNEY, 5 may (Reuters) - El regulador antimonopolio de Australia aprobó el jueves el plan de Anheuser Busch Inbev para adquirir a su rival SABMiller por 100.000 millones de dólares, afirmando que el acuerdo no afectaría de manera negativa al mercado local.

"La ACCC considera que es poco probable que la adquisición propuesta resulte en mayores precios de la cerveza para los consumidores", dijo el presidente de la Comisión Australiana de la Competencia y los Consumidores (ACCC, por sus siglas en inglés), Rod Sims, en un comunicado.

El acuerdo no afectaría a la competencia en Australia porque AB Inbev vende sus marcas en el país sólo a través de distribuidores, "la compañía tiene sólo una presencia directa limitada en Australia y no produce cerveza aquí", dijo la ACCC.

La aprobación de Australia elimina otro posible obstáculo de los reguladores al acuerdo para que la mayor cervecera del mundo compre a su rival más cercano, una de las adquisiciones corporativas más grandes de la que se tiene registro.

AB Inbev ha dicho que espera completar la compra antes de finales de 2016, pero aún debe conseguir la autorización de los reguladores de Europa, donde las compañías tienen sus sedes corporativas.

AB Inbev es el segundo mayor proveedor de cerveza en Australia, superada por Lion Nathan, propiedad de la japonesa Kirin Holdings.

La ACCC dijo que, hasta ahora, las cervezas de AB Inbev eran distribuidas en Australia por Lion Nathan, incluida la marca Corona. La compañía acordó distribuir sus productos por sí misma para aliviar las preocupaciones de los reguladores sobre que las empresas podrían coordinar la actividad en el mercado, agregó la ACCC.

La Comisión Europea ha dicho que dará su veredicto sobre el acuerdo el 24 de mayo. AB Inbev ya ha ofrecido vender las marcas Grolsch y Peroni de SABMiller para abordar potenciales preocupaciones.

En abril, AB Inbev acordó retrasar cualquier despido en cinco años e invertir 1.000 millones de rands (67 millones de dólares) para apoyar a los agricultores sudafricanos para obtener la aprobación de los reguladores en el país. (Información de Byron Kaye; Editado en Español por Ricardo Figueroa)