PIB británico se desacelera por debilidad global e incertidumbre sobre Brexit

miércoles 27 de abril de 2016 15:19 CEST
 

Por Andy Bruce y Ana Nicolaci da Costa

LONDRES, 27 abr (Reuters) - La economía británica se desaceleró a principios de año, afectada por la debilidad de la economía global y la incertidumbre previa al referéndum de este año sobre la pertenencia de Reino Unido a la Unión Europea, al depender únicamente del sector de servicios para generar crecimiento.

El producto interior bruto del primer trimestre creció un 0,4 por ciento, por debajo del 0,6 por ciento registrado en los último tres meses de 2015 y en línea con los pronósticos de economistas de una expansión del 0,4 por ciento, dijo el miércoles la Oficina Nacional de Estadísticas.

Los economistas coincidieron en que la débil economía internacional y las dudas sobre el futuro de Reino Unido en Europa contribuyeron a la desaceleración.

"Considerando que en el próximo trimestre probablemente también se vean algunas preocupaciones previas al referéndum, parece que el segundo trimestre tendrá una lectura de crecimiento leve del PIB", dijo Martin Beck, economista de la consultora EY ITEM Club.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico advirtió el miércoles que el amplio déficit de cuenta corriente de Reino Unido podría ser más difícil de financiar y que la libra podría caer si el país decidiera dejar la UE.

La libra se recuperó desde un mínimo intradiario contra el dólar después de que los datos estuvieron en línea con lo esperado por los economistas.

El crecimiento en el primer trimestre estuvo liderado en soledad por el sector servicios, que se expandió un 0,6 por ciento, comparado con el cuarto trimestre de 2015. En cambio, la producción industrial y del sector de la construcción cayeron un 0,4 por ciento y un 0,9 por ciento, respectivamente.

La producción manufacturera y la construcción sufrieron las caídas más drásticas en términos anuales desde comienzo de 2013. Si bien la demanda de los consumidores -pilar del crecimiento de la economía británica- se mantuvo sólida, las ventas minoristas cayeron en marzo a su ritmo más veloz desde enero de 2014, sumando a las señales de desaceleración. (Editado en español por Lucila Sigal y Ana Laura Mitidieri)