Tsipras dice que los flujos de inmigrantes han caído tras el acuerdo UE-Turquía

miércoles 20 de abril de 2016 13:03 CEST
 

ATENAS, 20 abr (Reuters) - Los flujos migratorios a Grecia han disminuido notablemente en los últimos meses, dijo el miércoles el primer ministro griego, Alexis Tsipras, defendiendo el apoyo de su gobierno a un acuerdo entre la Unión Europea y Turquía para hacer frente a la crisis migratoria.

Turquía y la UE sellaron el mes pasado un acuerdo que tiene como objetivo poner fin a la caótica llegada de inmigrantes y refugiados, la mayoría huyendo de la guerra y la pobreza en Oriente Próximo, África y Asia, después de que más de un millón llegaran a Europa el año pasado.

Cientos de personas han muerto realizando el corto pero precario trayecto desde Turquía a las costas de las islas griegas en botes inflables. La isla de Lesbos está llena de tumbas sin nombre.

"Hace pocos meses teníamos flujos de 3.000 a 4.000 al día a nuestras islas ... Hoy en día, los flujos son de unos 50 a 60 (inmigrantes y refugiados) al día", dijo Tsipras al Parlamento durante un debate sobre la seguridad.

El ministro de Defensa griego, Panos Kamenos, se reunió con su homóloga alemana, Ursula von der Leyen, en Atenas un día antes y dijo que el respaldo naval de la OTAN en el Mar Egeo para ayudar a detener a los traficantes también había contribuido a reducir los flujos.

Se prevé que el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, visite Atenas finales de esta semana, según responsables del Gobierno.

Von der Leyen instó a los inmigrantes asentados en un campamento improvisado en la frontera norte de Grecia con Macedonia a trasladarse a refugios oficiales.

Atenas ha preparado zonas de acogida para más de 50.000 personas, dijo, calificando la medida de "un claro mensaje para los refugiados de que ahora hay campos bien equipados en los que la recepción es posible de acuerdo con todos los estándares".

Grupos de derechos humanos han acusado a Grecia de las malas condiciones de los centros de recepción. Dicen que el acuerdo entre la UE y Turquía, que pretende detener los desplazamientos a Europa a cambio de beneficios económicos y políticos para Ankara, viola las convenciones internacionales.

La semana pasada, el Papa Francisco visitó un campamento en la isla de Lesbos, donde varios inmigrantes lloraron a sus pies, le besaron la mano y pidieron ayuda. Se llevó a tres familias de refugiados sirios de vuelta al Vaticano. (Información de George Georgiopoulos, Angeliki Koutantou y Sabine Siebold; Escrito por Renee Maltezou; Traducido por Blanca Rodríguez)