Los bajos tipos de Japón aumentan la carga de las pensiones para las empresas

jueves 7 de abril de 2016 13:12 CEST
 

Por Shinichi Saoshiro

TOKIO, 7 abr (Reuters) - Muchas compañías japonesas están haciendo frente a un gran aumento de los compromisos en materia de pensiones debido a la decisión tomada en enero por el Banco de Japón de bajar los tipos a terreno negativo.

Aunque la política de introducir tipos negativos del banco buscaba estimular los préstamos y la estancada economía de Japón, ha traído problemas para los planes de pensiones corporativos, que dependen de los rendimientos obtenidos por los bonos de alta calidad, como la deuda pública, para cumplir con los pagos de pensiones futuras. Ahora se necesitan más activos para generar los mismos rendimientos.

Basándose en informes recientes de unas 1.700 compañías cotizadas, Goldman Sachs estima que una caída en 50 puntos básicos del tipo de descuento, que se suele utilizar para calcular las pensiones futuras y sigue en gran medida la tendencia a largo plazo del rendimiento de los bonos públicos japoneses, aumentaría los compromisos en materia de pensiones hasta los 98 billones de yenes (unos 786.000 millones de euros), desde los 89 billones de yenes.

Los efectos negativos ya se están notando en forma de una bajada de beneficios y objetivos de beneficio. Por ejemplo, la compañía de servicios de limpieza Duskin, recortó en marzo su estimación de beneficio operativo para el año fiscal 2018 a 6.000 millones de yenes, desde los 7.500 millones de yenes iniciales debido al aumento de los compromisos por pensiones.

Las empresas con bajos ratios de capital -en las que los acreedores poseen una proporción de activos mayor que la de los accionistas- son especialmente vulnerables al incremento de sus compromisos en materia de pensiones porque tienen que dedicar un gran porcentaje de sus ingresos para pagar a los acreedores, según analistas.

"A medida que los menores rendimientos aumentan el valor actual de los compromisos en materia de pensiones, las compañías con ratios de capital bajos se enfrentan a la erosión de su capital", dijo Hiromi Suzuki, estratega de Goldman Sachs en Tokio.

"Unos compromisos mayores por pensiones básicamente suponen mayor deuda para la compañía y una disminución de su valor neto. Las empresas japonesas son en general más fuertes que hace una década. Pero aquellas que tengan niveles inadecuados de capital y grandes planes de pensiones corren el riesgo de dañar sus balances", dijo Kengo Nishiyama, analista de gobierno corporativo para Nomura Securities.

Son particularmente vulnerables los fabricantes tecnológicos en apuros, que recurren mucho a la deuda, y empresas de servicios públicos, endeudadas por los altos costes derivados del terremoto y el desastre nuclear de Fukushima de 2011.

En la parte alta de la lista de los más vulnerables para BofA Merrill Lynch se sitúan las compañías Sharp, Toshiba, Panasonic, NEC, Kyushu Electric Power Co, Hokkaido Electric Power Co y Tohoku Electric Power Co, según cálculos de los analistas del banco. (Información de Shinichi Saoshiro; Editado por Nachum Kaplan y Eric Meijer; Traducido por Ana Vicario)