ACTUALIZA 1-Audiencia abre juicio oral contra exdirectivos CAM, impone fianza de 1.592 millones

miércoles 6 de abril de 2016 19:07 CEST
 

(Añade comentario de Banco Sabadell)

MADRID, 6 abr (Reuters) - La Audiencia Nacional ordenó el miércoles la apertura de juicio oral contra ocho exdirectivos de la extinta CAM por irregularidades cometidas en una entidad que se convirtió en uno de los símbolos de la crisis financiera en España.

El Tribunal fijó una fianza conjunta y solidaria de 1.592 millones de euros a los ocho exdirectivos, con Sabadell y la Fundación de la Comunidad Valenciana Obra Social Caja Mediterráneo (Fundación CAM) como responsables civiles subsidiarios, y la aseguradora Caser como responsable civil directo.

El auto establece un plazo inicial de 24 horas para que depositen la fianza los directivos, tras lo cual, de no efectuarse el depósito, se abriría otro periodo de idéntica duración para los responsables civiles.

Un portavoz de Banco Sabadell dijo a Reuters que había pedido un escrito de aclaración a la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela para que detalle los argumentos de por qué había considerado a Banco Sabadell como responsable civil subsidiario y aclare cómo calcula esa cantidad.

La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) tuvo que ser intervenida en julio de 2011 por problemas de solvencia y liquidez por el Banco de España y en diciembre de ese año el Sabadell se la adjudicó por un euro, además de obtener un multimillonario esquema de protección de activos.

Entre los ocho acusados figura el que fuera presidente de la entidad Modesto Crespo, el exdirector general Roberto López Abad, la exdirectora general adjunta María Dolores Amorós y el exdirector general de Planificación y Control Teófilo Segorb.

Los exdirectivos están acusados de los presuntos delitos de falsedad en cuentas anuales e información social, delito relativo al mercado y a los consumidores, manipulaciones informativas, apropiación indebida, falsedad en documento mercantil y estafa agravada, según el auto de la Audiencia.

El estallido de la burbuja inmobiliaria en España a finales de 2007, agudizada por la posterior crisis económica internacional, llevó a la quiebra a muchas cajas de ahorros cuyos directivos se guiaron por criterios de afinidad política más que económicos. (Información de Emma Pinedo; información adicional de Jesús Aguado; Editado por Robert Hetz y Tomás Cobos)