EEUU pidió acceso a móviles con asiduidad a Apple y Google -UALC

miércoles 30 de marzo de 2016 16:43 CEST
 

Por Dan Levine

SAN FRANCISCO, 30 mar (Reuters) - La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus sigla en inglés) dijo el miércoles que había identificado 63 casos en Estados Unidos en los que el gobierno federal había solicitado una orden judicial para obligar a Apple o Google a facilitar el acceso a dispositivos incautados durante investigaciones.

Los casos de este tipo suelen derivar de investigaciones sobre delitos relacionados con drogas, dijo ACLU, añadiendo que los datos indican que estas peticiones del gobierno habían empezado a ser "bastante frecuentes".

Representantes del Departamento de Justicia y de Apple rechazaron hacer comentarios.

Un portavoz de Google, una de las filiales de Alphabet , no quiso hacer comentarios sobre la frecuencia en la que han cooperado con las solicitudes de recursos u órdenes judiciales, y con qué frecuencia se les había negado.

Previamente, el Departamento de Justicia reveló que Apple ha recibido 70 órdenes judiciales con requerimiento de ayuda desde 2008 en las que la compañía había obedecido sin objeciones.

Sin embargo, en octubre pasado Apple se negó a cumplir con una orden del Departamento de Justicia que pedía ayuda en un caso relacionado con drogas en Brooklyn.

Desde entonces, Apple ha puesto objecciones a otras solicitudes del gobierno para que le ayude a acceder a dispositivos en todo el país, dijo la compañía en una vista en un tribunal el mes pasado.

Un juez de Brooklin dio la razón a Apple dictaminando que el Congreso no autorizó al gobierno para exigir a la compañía que le ayude. El Departamento de Justicia recurrió la sentencia.

El informe de ACLU aparece después de que el Departamento de Justicia retirara una petición de ayuda de Apple en California, explicando el lunes que había logrado desbloquear un iPhone sin la ayuda de Apple, que utilizó uno de los acusados de participar en un tiroteo en San Bernardino en diciembre. (Información de Dan Levine; Editado por Peter Henderson y Christopher Cushing; Traducido por Ana Vicario)