Los créditos en zona euro crecen en febrero a su mayor ritmo desde 2011

martes 29 de marzo de 2016 14:39 CEST
 

Por Francesco Canepa y Balazs Koranyi

FRÁNCFORT, 29 mar (Reuters) - Los préstamos a empresas y familias en la zona euro crecieron en febrero a su mayor ritmo desde fines del 2011, lo que sugiere que el bloque continúa con su modesta recuperación a pesar de la caída en la inflación y la desaceleración del crecimiento global, mostraron el martes datos del Banco Central Europeo.

Los créditos bancarios a corporaciones no financieras aumentaron un 0,9 por ciento interanual, alcanzando su mejor tasa de crecimiento desde diciembre del 2011 y manteniendo con vida una tenue e inestable recuperación que comenzó en 2014. Los préstamos habían crecido un 0,6 por ciento en enero.

La expansión de los préstamos a familias subió al 1,6 por ciento, su ritmo más veloz desde noviembre del 2011, desde un 1,4 por ciento en el primer mes de 2016, liderado por los créditos hipotecarios y para el consumo.

El Banco Central Europeo (BCE) compró cientos de miles de millones de euros en activos el último año y anunció que aumentará en un tercio el ritmo de adquisición mensual, con la esperanza de que los préstamos reactiven el crecimiento y la inflación.

Pero por el momento es poco lo que se ha podido lograr, dado que los precios al consumidor en la zona euro cayeron un 0,3 por ciento en febrero y se prevé que hayan retrocedido un 0,1 por ciento en marzo, debido a que el desplome del precio del crudo desde 2014 ha comenzado a filtrarse a otros bienes y servicios.

Una desaceleración en las economías emergentes también ha contribuido a presionar a la baja la inflación de la región. Si bien los préstamos bancarios han ayudado, el ritmo de crecimiento es bajo y desigual.

Los préstamos corporativos con una duración de más de cinco años, la principal fuente de financiación bancaria para las empresas de la zona euro, subieron apenas un 0,5 por ciento en febrero, a un ritmo más lento que en los dos meses previos.

En cambio, los créditos con vencimiento a entre uno y cinco años -que representan una porción pequeña del total- subieron un 6,3 por ciento, su ritmo más acelerado desde 2009. (Editado en español por Ana Laura Mitidieri)