Los casos de privacidad en Europa amenazan el pacto de datos de EEUU y la UE

lunes 28 de marzo de 2016 16:44 CEST
 

Por Julia Fioretti

BRUSELAS, 28 mar (Reuters) - Tres casos pendientes sobre la legalidad de la recolección masiva de datos en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, podrían suponer un problema para un nuevo pacto transatlántico sobre datos que supondrá miles de millones de euros en el mercado digital.

Los responsables de la UE y Estados Unidos garantizaron el pasado 2 de febrero un acuerdo sobre el marco Privacy Shield, tras dos años de complicadas conversaciones con las que se trató de asegurar que los datos de los europeos transferidos por compañías a ambos lados del Atlántico tendrían el mismo nivel de protección que dentro de Europa.

El acuerdo Privacy Shield, al igual que su predecesor, Safe Harbour, permitirá a las empresas enviar fácilmente datos de europeos a sus oficinas de EEUU con el compromiso de que respeten los estándares de protección de datos europeos y así evitar los límites de la UE sobre circulación de datos fuera del Bloque de los 28.

Las autoridades encargadas de la protección de datos en la UE están evaluando los límites que debe tener el marco regulatorio sobre las actividades de seguimiento por parte de EEUU, un tema particularmente sensible desde que en 2013 el exconsultor tecnológico estadounidense Edward Snowden filtrara detalles de los programas de vigilancia masiva llevados a cabo por EEUU.

El año pasado, el alto tribunal europeo tumbó el acuerdo Safe Harbour alegando que no protegía lo suficiente los datos de los europeos de ataques por parte de espías estadounidenses.

"La recopilación masiva es obviamente una cuestión clave", dijo Isabelle Falque-Pierrotin, presidenta de las autoridades a cargo de la protección de datos de los 28 estados miembros, en una intervención en el Parlamento Europeo. "El juez aún no ha decidido sobre esto".

Asimismo, dijo que el Tribunal de Justicia de la UE deberá oir tres casos, el primero sobre un acuerdo entre la UE y Canadá sobre el intercambio de datos de pasajeros aéreos con fines de seguridad policial y otros dos sobre la conservación de datos de las comunicaciones por parte de las compañías de telecomunicaciones.

Cuatro personas conocedoras de las deliberaciones de los reguladores dijeron que los casos eran particularmente relevantes para la Privacy Shield, dado que su legalidad bajo la ley de la UE depende de que se permita la vigilancia masiva cuando sea necesario y en proporción al riesgo. Washington ya ha establecido cómo cumplir con ese estándar.

Si la ley de la UE sobre datos se hace más restrictiva,, los compromisos de Estados Unidos sobre sus prácticas de vigilancia podrían estar por debajo de los estándares europeos, dijeron, poniendo en terreno inestable la Privacy Shield. (Información de Julia Fioretti; Editado por Dan Grebler; Traducido por Ana Vicario)