Obama se reúne con Raúl Castro en su segundo día de visita a Cuba

lunes 21 de marzo de 2016 15:04 CET
 

Por Diego Oré y Nelson Acosta

LA HABANA, 21 mar (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se reunirá el lunes con su homólogo de Cuba, Raúl Castro, en el segundo día de una histórica visita a la isla de gobierno comunista que busca consolidar el acercamiento entre los otrora rivales de la Guerra Fría.

Obama y Castro tendrán su tercera reunión cara a cara. Esta vez será en el Palacio de la Revolución, desde donde el mandatario cubano y su predecesor, su hermano mayor Fidel, han comandado la política local, durante décadas abiertamente antiestadounidense.

Una visita del presidente de Estados Unidos al corazón del poder político cubano habría sido impensable antes de que los viejos enemigos acordaran, a finales de 2014, acabar con más de medio siglo de agresiones diplomáticas recíprocas.

"Es estupendo estar aquí", dijo Obama el domingo a los trabajadores de su embajada en La Habana, reabierta el año pasado. "Es una visita histórica. Y es una oportunidad histórica para trabajar directamente con el pueblo cubano".

En abril del año pasado Obama y Castro tuvieron un primer tête à tête de media hora en la Cumbre de las Américas en Panamá. Cinco meses después volvieron a juntarse durante la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York.

A pesar de haber relanzado sus vínculos bilaterales, Washington y La Habana aún mantienen profundas diferencias. Las autoridades cubanas consideran el embargo económico impuesto por Washington en 1962 como el principal obstáculo hacia la normalización total de sus relaciones.

Cuba exige, además, la devolución del territorio donde se levanta una base naval estadounidense en la bahía de Guantánamo, así como el cese de transmisiones "ilegales" de radio y televisión dirigidas a su territorio.

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos aspirantes republicanos a la Presidencia de romper relaciones con Cuba, Obama está decidido a que no haya vuelta atrás en el proceso de normalización de ambos países, apenas separados por 145 kilómetros pero enfrentados por décadas.   Continuación...