Proyecto de fusión de Siemens y Gamesa pone en riesgo adjudicaciones offshore en Francia

viernes 18 de marzo de 2016 14:12 CET
 

PARÍS, 18 mar (Reuters) - Las negociaciones de la española Gamesa y Siemens para fusionar sus activos eólicos no incluirán la tecnología para eólica offshore de Areva , socia de Gamesa en Adwen, ni contempla construir una fábrica de aerogeneradores en Francia, dijeron a Reuters dos fuentes familiarizadas con la situación.

Gamesa y Siemens reconocieron en enero que estaban en negociaciones para una fusión que crearía el mayor fabricante eólico del mundo, pero los planes se han estancado sobre lo que pasará con los compromisos franceses respecto a Adwen, la sociedad conjunta de Gamesa y Areva en el negocio de eólica marina (offshore).

Adwen forma parte de dos consorcios, uno de 1.000 megawatios (MW) con Engie y otro de 500 MW con la española Iberdrola, para construir parques eólicos en la costa francesa.

El gobierno francés concedió estos contraltos a Areva a precios por encima del Mercado con la condición de que el grupo francés desarrollase su propio aerogenerador marino de 8 MW y lo construyese en Francia para hacer despegar la industria offshore en el país.

"Siemens no necesita la tecnología de Areva, está desarrollando sus propias grandes turbinas", dijo una fuente. Otra fuente dijo que Siemens, líder indiscutible en el Mercado offshore europeo, no puede construir una planta en Francia sólo por dos contratos.

Como las adjudicaciones francesas tenían la condición de que la fabricación fuese en Francia, el Gobierno cancelaría ambos concursos, que tienen un valor conjunto de casi 6.000 millones de euros, dijo una de las fuentes.

El consejero delegado de Siemens, Joe Kaeser, que se reunión con el ministro de Industria francés, Emmanuel Macron, el pasado lunes en París, no quiso hacer comentarios sobre Gamesa en una teleconferencia que se celebró el viernes.

Areva y Engie tampoco quisieron hacer comentarios. (Información de Geert De Clercq en París, información adicional de Hans Seidenstuecker en Fráncfort, editado por David Evans)