Obama aboga por acceso a móviles en casos excepcionales

sábado 12 de marzo de 2016 12:03 CET
 

AUSTIN, 12 mar (Reuters) - El presidente estadounidense Barack Obama se mostró partidario de dar a las autoridades gubernamentales acceso a los teléfonos móviles en casos excepcionales.

Los teléfonos deberían estar diseñados de una forma que se permita al gobierno obtener acceso para impedir un ataque terrorista o imponer leyes fiscales, dijo el presidente demócrata en el festival tecnológico South by Southwest en Tejas.

Obama evitó hablar del caso legal en el que la Oficina Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) intenta obligar a Apple a dar acceso a un iPhone relacionado con el asesino de San Bernardino, que junto con su mujer mató a 12 personas en diciembre en California.

No obstante, Obama dejó claro que debe haber un equilibrio entre las libertades personales y los derechos civiles.

"Si tecnológicamente es posible hacer un dispositivo impenetrable o crear un sistema en el que la encriptación es tan fuerte que no haya ninguna clave, si no hay puerta ninguna en absoluto, entonces, ¿cómo detener a un delincuente de pornografía infantil? ¿Cómo afrontar o evitar un plan terrorista?" dijo Obama.

"¿De qué mecanismos disponemos para hacer cosas tan simples como la aplicación de leyes fiscales si, en la realidad, no se puede romper este sistema, si el gobierno no tiene acceso? Entonces todo el mundo sale con una cuenta bancaria suiza en su bolsillo".

El FBI está investigando si existen posibles vínculos entre el asesino de San Bernardino y el Estado Islámico y quiere obligar a Apple a darles acceso al iPhone del asesino, que falleció en el tiroteo con la policía.

Pero el grupo tecnológico estadounidense rechaza la orden administrativa al afirmar que abriría una "puerta trasera" a los teléfonos móviles que podría permitir a delincuentes y a gobiernos abusar de este acceso. Apple también sostiene que el parlamento no ha autorizado al Ministerio de Justicia a presentar esta solicitud. (Información de Jeff Mason; Traducido por Robert Hetz)