6 de marzo de 2016 / 12:15 / hace 2 años

Primer ministro eslovaco Fico gana las elecciones pero tendrá difícil formar mayoría

* El partido de izquierdas gana con un 28,7%, menos de lo esperado

* Fico intentará formar coalición, será difícil

* Partido de extrema derecha entra en el parlamento

Por Tatiana Jancarikova y Jan Lopatka

BRATISLAVA, 6 mar (Reuters) - El primer ministro eslovaco, Robert Fico, ganó las elecciones parlamentarias del sábado, pero el crecimiento de los partidos de la oposición, incluyendo la extrema derecha, va a complicar la formación de un nuevo gobierno.

Fico, un hombre de izquierda cuyos puntos de vista anti-inmigración están en línea con los de países vecinos como Polonia y Hungría, logró un 28,7 por ciento de los votos, muy por delante de los demás, pero menos del 35 por ciento pronosticado en las encuestas de opinión con los resultados escrutados al 91 por ciento.

Con Eslovaquia, miembro de la zona euro, con la presidencia de turno de la Unión Europea a partir de julio lo que le dará un papel más importante en los debates políticos de la UE sobre la crisis migratoria, las elecciones están siendo vigiladas de cerca en Bruselas.

Fico apuesta por una combinación de medidas de bienestar populares, tales como billetes de tren gratuitos para estudiantes y pensionistas, y se ha opuesto a la aceptación de los refugiados para asegurarse un tercer mandato después de gobernar el período 2006-2010 y 2012-2016.

Los resultados mostraron que al menos ocho grupos pueden ganar escaños en el nuevo parlamento.

Fico, que espera gobernar con un socio de coalición más pequeño, dijo que la construcción de una nueva coalición en un parlamento muy fragmentado llevaría tiempo y sería difícil, dados los “muy complicadas” resultados de las elecciones.

“En la medida que somos el partido que ganó las elecciones, tenemos la obligación de intentar construir un gobierno estable”, dijo a la prensa Fico.

“No va a ser fácil, lo digo muy claramente.”

Fico, que desestima el multiculturalismo como “una ficción”, ha prometido no volver a aceptar cuotas acordadas por la Unión Europea sobre la reubicación de refugiados que han llegado a Grecia e Italia desde Siria.

Eslovaquia tiene una pequeña minoría musulmana. No ha visto a un gran número de refugiados pasar a través de su territorio.

Sus oponentes lo retratan como un populista ineficiente y desagradable que hace caso omiso de la necesidad de reformar la educación y la sanidad. Sin embargo, la mayoría de los partidos de oposición en el país predominantemente católico están de acuerdo con la postura de línea dura de Fico con los inmigrantes musulmanes.

Si Fico no logra formar un gobierno, un grupo de partidos de centro-derecha podría tratar de formar una amplia pero posiblemente inestable coalición anti-Fico, algo que ya se produjo tras las elecciones de 2010.

Cualquier coalición de centro-derecha incluiría al partido de la Libertad y la Solidaridad (SaS), que ocupó el segundo lugar en los resultados provisionales con un 11,5 por ciento de los votos. La negativa del partido a dotar de garantías para un rescate de Grecia provocó la caída del anterior gobierno de centro-derecha en 2012.

LOS EXTREMISTAS EN EL PARLAMENTO

Eslovaquia es uno de los estados más sólidos financieramente de la zona euro, popular entre los inversores extranjeros, en particular los fabricantes de automóviles.

Pero un desempleo de más del 10 por ciento y grandes diferencias regionales en cuanto a riqueza, así como la corrupción y los bajos estándares de salud y educación, han decepcionado a muchos votantes.

Los resultados mostraron que la apuesta de Fico por atemorizar ante la inmigración puede haber traído votos a los demás. El grupo radical de extrema derecha del gobernador del centro de Eslovaquia Marian Kotleba ganó un 8,2 por ciento de los votos, casi tres veces más que los que habían predicho las encuestas de opinión.

Kotleba, que en el pasado lucía uniformes que recordaban a la época nazi del estado eslovaco, fue investigado aunque no se le encontró culpable de propagación del odio hacia la minoría romaní.

Un nuevo partido anti-inmigración del hombre de negocios Boris Kollar también cruzó sorprendentemente el umbral del 5 por ciento que le daría escaños. (Editado por Tom Brown, Matthew Lewis y Kim Coghill, traducido por Andrés González)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below