Los rivales de VW podrían sufrir costes extra por el escándalo de las emisiones diésel

sábado 3 de octubre de 2015 15:05 CEST
 

PARIS/BRUSELAS, 3 oct (Reuters) - El escándalo que ha desatado el grupo Volkswagen con las pruebas de las emisiones podría afectar negativamente las expectativas de la industria europea del automóvil respecto a diésel y causar a Renault, Peugeot o Fiat Chrysler problemas de mayor índole de los que está sufriendo el grupo alemán por haber causado la crisis.

El uso de un "dispositivo de desactivación" ha mostrado que existe una práctica amplia, aunque legal, de manipular las pruebas, lo que ha permitido que el óxido de nitrógeno en el mundo real ha alcanzado niveles siente veces superiores a los límites fijados en Europa.

Una nueva iniciativa para cerrar las lagunas en las pruebas comunitarias podría aumentar en miles de millones de euros los costes de los motores diesel y golpear sobre todo a los fabricantes de coches pequeños al tiempo que la demanda se dirige hacia los coches híbridos, donde los europeos tienen un retraso de varios años frente a los competidores japoneses.

"Las prácticas descubiertas en VW acelerarán el cambio", dijo un alto ejecutivo de un proveedor francés de la tecnología de las emisiones de diesel. "Algunos fabricantes de automóviles no están preparados para ello."

A corto plazo será VW que sufrirá las consecuencias del escándalo de las emisiones, revelado por las autoridades estadounidenses el 18 de septiembre.

Es incluso posible que el grupo alemán tenga que ampliar capital si el coste de las multas, indemnizaciones y reparaciones supere los 6.500 millones de euros que la compañía ha provisionado, dijo el jueves una fuente de VW a Reuters.

Pero cuando el río volverá a sus cauces después del escándalo, los fabricantes más pequeños podrían experimentar consecuencias más graves.

La mala fama del diesel, cuyo consumo económico ha sido clave para cumplir los limites de emisiones de carbono, puede obligar a los fabricantes a invertir miles de millones para fijar los problemas del óxido de nitrógeno y otros miles de millones para desarrollar coches híbridos.

El máximo promedio de emisiones de CO2 para las flotas de los fabricantes de automóviles europeos caerá de 130 gramos por kilómetro a 95 gramos en 2021 - una meta de la que los fabricantes de autos dicen que no se puede cumplir si las ventas de diésel caen significativamente.   Continuación...