3 de octubre de 2015 / 9:30 / en 2 años

Volkswagen, contrarreloj para detallar los planes de ajustes la próxima semana

Por Andreas Cremer y Barbara Lewis

BERLÍN/BRUSELAS, 2 oct (Reuters) - Volkswagen está bajo presión para detallar durante la próxima semana sus planes para realizar ajustes en 11 millones de vehículos diesel, teniendo que testificar su jefe en Estados Unidos ante los legisladores el jueves y pidiendo los reguladores alemanes acciones inmediatas.

El fabricante alemán ha de modificar el software que permitió superar con engaños las pruebas de emisiones, cuyo descubrimiento ha generado la mayor crisis empresarial en sus 78 años de historia.

El escándalo ha hecho caer más de un tercio el precio de la acción de Volkswagen, forzado a la marcha de su consejero delegado y sacudido tanto a los fabricantes mundiales de automóviles como a las instituciones alemanas.

También ha dejado al descubierto una inadecuada regulación, particularmente en Europa, donde la importancia de la industria automovilística para el empleo y la exportación le ha dado una poderosa voz en la formulación de políticas.

"Los consumidores están con razón agraviados y frustrados. Los políticos no deben tolerar más esta situación en un mercado de consumo tan importante", dijo Klaus Müller, jefe de la Federación de Organizaciones Alemanas del Consumo, a Reuters.

Volkswagen, el principal fabricante europeo, dijo el jueves que tardaría meses en averiguar a fondo quién era responsable del software, aunque prometió "informar a la opinión pública en relación con las soluciones halladas a los problemas la semana próxima".

Pero los analistas dicen que podría ser difícil llevar a cabo ajustes sin dejar a los vehículos con una economía de combustible y unas prestaciones reducidas, o necesitando más mantenimiento - problemas que podrían multiplicar potencialmente las demandas contra la compañía y mancillando más su reputación.

En una muestra de la complejidad, el importador belga de coches D'Ieteren dijo a Reuters que no había escuchado ningún detalle técnico sobre los ajustes todavía, y que Volkswagen se había comprometido sólo a tener un plan trazado hacia finales de este mes.

Volkswagen dijo el viernes que se estaba tomando tiempo para proponer soluciones porque los vehículos manuales y automáticos con diferentes motores necesitaban ajustes distintos.

En los próximos días, el fabricante de vehículos lanzará sitios web específicos por países donde los clientes podrán introducir los detalles de sus vehículos para averiguar si están afectados, dijo.

Mientras, los clientes y los concesionarios están enfurecidos.

"No ha habido de ningún modo noticias de Volkswagen, del concesionario, ninguna carta, ninguna llamada, nada de nada", dijo Giacomo Corrado, que vive a las afueras de San Francisco y tiene un Golf diésel.

El escándalo ha puesto el foco en los problemas de disponibilidad y calidad de los datos oficiales de emisiones de los que los ecologistas se han quejado durante años.

La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos, que avisó del engaño de Volkswagen en las pruebas de emisiones diésel el 18 de septiembre, proporciona información detallada sobre la prestación de los vehículos en las pruebas.

Las autoridades estadounidenses, que han dicho que reforzarán las pruebas a todos los vehículos, han sido generalmente más rápidas en responder también a la crisis, dejando a Europa expuesto a la acusación de defraudar a los consumidores y de ser demasiado cercana a la industria automovilística.

Las autoridades europeas buscan también respuestas. La alemana KBA ha establecido para Volkswagen el plazo del 7 de octubre para presentar un plan para colocar las emisiones diésel en línea con la ley.

Pero la respuesta en buena parte de Europa ha sido más lenta.

Las firmas europeas de automóviles están presionando con fuerza, temiendo costosas normativas y una caída en los precios de los vehículos diésel, que representan casi la mitad de las ventas en Europa frente a una fracción pequeña en Estados Unidos.

En una carta con fecha 29 de septiembre al consejo de ministros de la Unión Europea, la Asociación de Fabricantes Europeos de Automóviles dijo que los fabricantes necesitarían hasta 2019 para cumplir con los nuevos límites de contaminación.

También sugirió que las autoridades de Estados Unidos tenían otros motivos. "Entendemos que Estados Unidos quiere desafiar el liderazgo que los fabricantes europeos han asumido globalmente en esta tecnología", dijo la carta, vista por Reuters, en referencia a los vehículos diésel.

La industria es particularmente importante para Alemania, la principal economía europea, donde BMW, Daimler y Volkswagen emplean a más de 750.000 personas. Berlín ha presionado en el pasado a la UE en contra de una regulación más estricta para los fabricantes de automóviles. (Información adicional de Alexandria Sage en San Francisco, Tom Bergin en Londres, Philip Blenkinsop en Bruselas, Tom Kaeckenhoff y Kirsti Knolle en Fráncfort; Traducido por Inmaculada Sanz En Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below