Cubanos, entusiasmados con los accesos públicos a internet

miércoles 23 de septiembre de 2015 17:15 CEST
 

Por Diego Oré

SANTIAGO DE CUBA, Cuba, 23 sep (Reuters) - Es fin de semana en Santiago de Cuba, la segunda ciudad más grande del país, y la música suena a todo volumen en los bares, discotecas y clubs. Pero adentro no hay nadie.

La gran mayoría de la gente está abarrotando las plazas públicas, donde el Gobierno comunista por primera vez en su historia instaló internet inalámbrico, en un país donde el costo de conexión es prohibitivo y menos del 4 por ciento de hogares tiene acceso a la red, según cifras de Naciones Unidas.

"Nos pasamos casi cuatro años sin vernos", dijo, emocionado, Jesús Vázquez, un economista de 43 años que acababa de tener una videollamada con sus dos hijas mayores, que emigraron hace casi una década a Estados Unidos y Europa.

Al lado de Vázquez, su esposa e hija menor no podían contener las lágrimas de alegría tras ver, por primera vez en años, a sus familiares del otro lado del teléfono.

Para conectarse por una hora en estos lugares públicos, los cubanos tienen que comprar una tarjeta de la empresa telefónica estatal que les cuesta unos 50 pesos (unos dos dólares), que si bien representa casi el 10 por ciento de un salario medio, es la mitad de lo que cuesta conectarse desde cabinas públicas.

"Es una iniciativa muy buena, pero creo que pueden bajar más las tarifas", comentó Vázquez.

A pesar del costo, no había bancas vacías en el atiborrado parque de Santiago de Cuba, uno de los 35 espacios con internet inalámbrico que el Gobierno inauguró en julio.

Los más jóvenes bajan aplicaciones, canciones, ven vídeos y dan sus primeros pasos en Twitter, Facebook y otras redes sociales. El resto, habla con sus familiares en el extranjero con teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras portátiles.   Continuación...