Crecimiento de las exportaciones de Japón se debilita por tensión en China

jueves 17 de septiembre de 2015 10:32 CEST
 

Por Stanley White
    TOKIO, 17 sep (Reuters) - Las exportaciones japonesas se
ralentizaron por segundo mes consecutivo en agosto, una señal
preocupante de que la desaceleración en China podría asestar un
duro golpe a la tercera economía más grande del mundo y obligar
a las autoridades a inyectar un nuevo estímulo en poco tiempo.
    Los datos se suman a una serie de cifras comerciales
deprimentes de las economías clave de la región que ha avivado
la inquietud sobre una desaceleración del crecimiento global y
reducido las apuestas de que la Reserva Federal de Estados
Unidos suba las tasas de interés más tarde el jueves.
    La ralentización de las exportaciones podrían aumentar la
posibilidad de que el Banco de Japón relaje adicionalmente la
política monetaria, ya que podría conducir a una caída en la
producción, debilitar la actividad económica y reducir el
impulso necesario para compensar la presión deflacionaria
causada por un colapso en los precios del petróleo.
    "Nuestra visión es que el Banco de Japón relajará de nuevo
la política monetaria en enero, pero los datos económicos
sugieren una probabilidad cada vez mayor de que el Banco de
Japón actuará para finales de octubre", dijo Hidenobu Tokuda,
economista senior del Instituto de Investigación Mizuho.
    El Ministerio de Finanzas dijo que las exportaciones
japonesas subieron un 3,1 por ciento interanual en agosto.
    Esto se ubicó por debajo de la estimación promedio de una
expansión de un 4,0 por ciento obtenida en un sondeo de Reuters
a un grupo de economistas, y fue menos que el aumento interanual
de un 7,6 por ciento visto en julio.
    Las exportaciones con destino a China, el mayor socio
comercial de Japón, cayeron un 4,6 por ciento en agosto frente
al mismo mes del año previo, en comparación con el incremento
anual de julio de un 4,2 por ciento.
    La caída fue la primera desde febrero debido a un declive de
los envíos de piezas de automóviles y electrónica, y las
exportaciones a Asia aumentaron un 1,1 por ciento interanual en
agosto, debilitándose a partir de un aumento del 6,1 por ciento
en julio, en otra señal del efecto de la ralentización de China
en la demanda.
    "No me sorprendería si las exportaciones empezaron a caer.
Esto es peor que lo que el Banco de Japón había anticipado",
dijo Tokuda.
    La balanza comercial registró un déficit de 569.700 millones
de yenes (4.160 millones de euros), frente a la proyección
promedio de un déficit de 541.300 millones de yenes.

 (Información de Stanley White; traducido por la mesa de
Santiago de Chile, editado por Víctor Nauzet Hernández en la
redacción de Madrid)