Las bolsas chinas bajan al extenderse medidas contra especuladores

lunes 31 de agosto de 2015 09:58 CEST
 

SHANGHÁI, 31 ago (Reuters) - Las bolsas de China cayeron con fuerza el lunes antes de recuperar gran parte de sus pérdidas mientras los reguladores tomaban medidas contra los especuladores a los que Pekín acusa de una baja del 40 por ciento en las bolsas del país desde junio.

Los dos principales índices se hundieron más de un 4 por ciento en un momento dado, lastrando a los mercados de Asia, antes de limitar sus caídas por la tarde.

El índice de 'blue chips' CSI300 logró pasar a positivo por la tarde, cerrando con un avance del 0,7 por ciento a 3.366,54 puntos. Pero el índice de Shanghái se dejó un 0,8 por ciento a 3.207,07.

Ambos índices se dejaron alrededor de un 12 por ciento en agosto, en su tercera bajada mensual consecutiva, y han caído cerca de un 40 por ciento desde mediados de junio y pese a las repetidas medidas sin precedentes del Ejecutivo chino para apuntalar el mercado.

"Se esperaba un retroceso en el mercado a medida que algunos inversores toman beneficios tras un rally de dos días", dijo Gerry Alfonso, director de Shenwan Hongyuan Securities, en referencia al rebote del jueves y el viernes tras las fuertes caídas anteriores en la semana pasada.

Las acciones de las casas de valores caían, lideradas por CITIC Securities, después de que cuatro de sus ejecutivos confesaran haber usado información privilegiada.

La investigación en CITIC Securities es parte de las últimas medidas de los reguladores contra las malas prácticas en el mercado.

Los medios estatales chinos anunciaron el lunes una serie de confesiones tras las investigaciones por la reciente agitación en las bolsas, entre ellas las de un periodista detenido que admitió haber extendido información falsa que causó "pánico y desorden".

Pero muchos analistas atribuyen la bajada al pinchazo de una típica burbuja bursátil que fue alentada antes por medios oficiales y alimentada en parte por dinero prestado. (Información de Samuel Shen y Pete Sweeney. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)