20 de agosto de 2015 / 14:11 / en 2 años

Los independentistas catalanes ahuyentan a bonistas al acercarse elecciones

* Costes de financiación de Cataluña suben entre miedo a secesión

* Una alianza separatista, favorita para ganar las elecciones

* Algunos ven posibilidad de comprar por ser improbable la ruptura

* Las elecciones, un factor para diferencial negativo con Italia

Por John Geddie

LONDRES, 20 ago (Reuters) - Los inversores están tratando con recelo la deuda de la región más rica de España, Cataluña, preocupados porque las elecciones del mes que viene podrían concluir en un camino hacia la independencia.

El coste adicional que tiene que pagar Cataluña para pedir prestado en los mercados financieros comparado con el de España en conjunto -- como implica la rentabilidad de sus respectivos bonos -- se ha más que doblado desde mediados de mayo.

Los estrategas afirman que las elecciones autonómicas catalanas del 27 de septiembre están preocupando en la agenda de los agentes del mercado ahora que los temores sobre Grecia han amainado.

Pero algunos gestores de fondos están comprando deuda de la región, apostando por la mayor rentabilidad que ofrecen y basándose en que la independencia sigue siendo improbable.

Los principales partidos catalanes que apoyan la independencia de España han unido fuerzas para evitar la dispersión del voto a favor de la independencia, frente a la oposición de Madrid, y afirman que su victoria allanaría el camino para la secesión en 18 meses.

Las encuestas indican que una alianza por la independencia lograría una mayoría de escaños en el parlamento catalán, pero no está claro si conseguirían mayoría absoluta o podrían gobernar solos.

"Hay preocupación en el mercado de que pueda haber algún tipo de secesión", afirma Matt Cairns, estratega de Rabobank.

"Es uno de esos temas que el mercado está mirando porque ha habido mucho ruido sobre Grecia", dijo.

El diferencial entre la deuda de Cataluña y la de España a cinco años está alrededor del 2,3 por ciento frente al 1,1 por ciento de mayo y los 1,4 puntos de julio antes de que los líderes catalanes proindependencia acordasen unir fuerzas.

Este diferencial toco un máximo en dos años el 4 de agosto, el día que el presidente catalán, Artur Mas -- que lleva unos años apostando por la secesión --, pidió formalmente el voto, convocando los comicios justo antes de las elecciones generales que previsiblemente se celebrarán a finales de año.

Cataluña tiene un bono de 1.000 millones de euros que vence el 15 de septiembre, aunque este, como otros vencimientosc serán cubiertos con unas líneas de crédito especiales que el Gobierno de Madrid ofrece a las regiones, según una fuente del Tesoro catalán.

SIMBÓLICA

En una votación simbólica sobre la independencia celebrada el pasado mes de noviembre, cerca del 80 por ciento de los 2,2 millones de catalanes que acudieron a votar apoyaron la secesión, aunque la participación fue sólo ligeramente superior al 40 por ciento.

El máximo tribunal español dijo que la votación era inconstitucional y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha descartado la independencia.

Mark Dowding, gestor de fondos de Bluebay Asset Management, cree que la amenaza secesionista podría dar a Cataluña una mayor autonomía, pero es improbable una secesión completa.

"Creemos que la reciente ampliación del diferencial como una sobrerreacción y que los bonos de la región podrían representar una oportunidad de compra interesante en un contexto de rendimientos insignificantes en la deuda pública de la zona euro", dijo Dowding, que ha estado comprando bonos catalanes en las últimas semanas.

El jueves, la rentabilidad de la deuda catalana a 10 años cotizaba al 3,9 por ciento, doblando la del bono español al mismo plazo.

Los estrategas dicen que las preocupaciones sobre la votación del mes que viene han contribuido a elevar los costes de la deuda española frente a su comparable italiana. En 0,2 puntos porcentuales, la diferencia es la mayor en dos años.

"Una mayoría parlamentaria separatista podría realizar su plan para declarar la región independiente de España. A pesar de la mejora de los datos económicos españoles el diferencial entre España e Italia podría ampliarse aún más", dijo Daniel Lenz, de DZ Bank. (Información adicional de Sarah White en Madrid; gráficos de Alasdair Pal,; editado por John Stonestreet)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below