Las manifestaciones en Brasil mantienen presión sobre Rousseff

lunes 17 de agosto de 2015 07:45 CEST
 

Por Brad Haynes

SAO PAULO, 16 ago (Reuters) - Cientos de miles de personas se manifestaron por todo Brasil el domingo para pedir un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, a quien responsabilizan de un enorme escándalo de corrupción y por el peor desplome económico en un cuarto de siglo.

Las últimas encuestas muestran que, cuando todavía no cumple un año de su segundo mandato, la popularidad de Rousseff se ha desplomado a un sólo dígito, y que dos de tres personas quieren que se le realice una impugnación.

En la tercera ola de protestas contra Rousseff este año, las manifestaciones convocada a través de las redes sociales en la mayor economía de América Latina se llevaron a cabo bajo un ambiente familiar y festivo y con cánticos de "Fuera Rousseff".

Alrededor de 135.000 personas tomaron el distrito financiero de Sao Paulo, según la encuestadora Datafolha, y otras 25.000 se reunieron ante el Congreso en Brasilia, según la policía. Ambas cifras son similares a las de las protestas de abril, pero menores que las de marzo.

Un portavoz del Gobierno dijo en un comunicado que las manifestaciones eran una "parte normal de la democracia".

Existe un amplio respaldo al movimiento debido a que el creciente desempleo y la elevada inflación presagian la peor desaceleración económica desde al menos 1990. Las medidas de austeridad que aplicó el Gobierno para proteger la calificación de grado de inversión han anulado el apoyo a la mandataria y son cuestionadas por los legisladores.

"Todos oímos de los recortes de presupuesto, pero hasta ahora sólo han dañado a la gente como yo", dijo Francisco Mosack, un jubilado obrero metalúrgico del humilde barrio de Capao Redondo en Sao Paulo, que se quejó además de que sus cuentas de electricidad casi se han duplicado este año.

Con la oposición política dividida y un desorden en el Congreso, los manifestantes tenían pocas propuestas que los uniesen salvo por el juicio político a Rousseff.   Continuación...