Rajoy saca pecho por la recuperación y lanza guiños a los votantes

viernes 31 de julio de 2015 14:53 CEST
 

MADRID, 31 jul (Reuters) - El presidente del Gobierno español se volvió a presentar como única opción viable para garantizar la estabilidad económica del país en una comparecencia en la que ofreció nuevos incentivos a los votantes con las elecciones generales a la vista.

"Hoy las cosas están mucho mejor (que al principio de la legislatura)... Si seguimos haciendo las cosas bien las cosas irán mucho mejor en el futuro", dijo Mariano Rajoy en una rueda de prensa para hacer balance antes de las vacaciones veraniegas tras la reunión semanal del Consejo de Ministros.

El jefe del Ejecutivo recurrió una vez más a la recuperación paulatina de las grandes cifras económicas como arma electoral y presentó las líneas maestras de unos Presupuestos Generales del Estado (PGE) que incluyen la primera subida salarial en años a los funcionarios, del 1 por ciento, y una subida de las pensiones del 0,25 por ciento.

Además de oficializar otras medidas para los funcionarios, un colectivo especialmente castigado por los ajustes para encauzar las cuentas públicas, el jefe del Ejecutivo volvió a prometer nuevas rebajas fiscales para el conjunto de los ciudadanos si resulta reelegido en las elecciones que tendrán lugar hacia el fin del año.

Tras unos comicios regionales y municipales en los que su partido ha sufrido un duro correctivo por ajustes impopulares y casos de corrupción entre sus filas, Rajoy hizo gala de unos presupuestos en los que el gasto social asciende, según el Ejecutivo, al 53 por ciento.

El presidente argumentó de nuevo que el cambio de rumbo en las políticas económicas se debe a la buena evolución del déficit público y la economía, que permite comenzar a devolver a los ciudadanos los "esfuerzos" realizados durante la crisis más dura que se recuerda en España en décadas.

El jueves se conoció que España creció en el segundo trimestre del año a su mayor ritmo en ocho años, pocos días después de anunciarse una caída del paro al menor nivel en casi tres años, aunque la tasa de desempleo aún supera el 22 por ciento.

No faltaron tampoco en el discurso de Rajoy las advertencias más o menos veladas sobre los peligros internos para el país -las ambiciones separatistas en Cataluña, una oposición socialista a la que volvió a achacar la mala "herencia" económica y el auge del partido antiausteridad Podemos- y externos -la crisis de Grecia, gobernada por un partido antiausteridad-.

"Espero que la crisis que hemos vivido estos días, que ha sido muy seria, sirva de lección para todos. Los gobernantes estamos para resolver problemas y no para crearlos", dijo en referencia al gobierno griego de Syriza y a Podemos, formaciones que, dijo, prometen "a la gente cosas imposibles".

Ante un electorado muy fragmentado que hace imposible una nueva mayoría absoluta del PP, Rajoy advirtió de los peligros de un gobierno inestable y repitió su tesis de que con cuatro años más el Ejecutivo logrará que la recuperación llegue a todos los ciudadanos.

"Si seguimos manteniendo unas políticas como las que hemos llevado a cabo en los últimos tiempos... esta situación también se va a resolver en el futuro", señaló. (Información de Tomás Cobos, editado por Andrés González)