Tsipras quiere someter el rescate a votación en su partido

jueves 30 de julio de 2015 15:47 CEST
 

Por Renee Maltezou y Angeliki Koutantou

ATENAS, 30 jul (Reuters) - El primer ministro griego, Alexis Tsipras, instó a su formación, Syriza, a votar entre sus integrantes sobre si Grecia tenía otra alternativa que aceptar las duras condiciones del rescate, enfrentándose a un sector radical que amenaza con dividir el partido.

Grecia evitó por un estrecho margen salir de la zona euro, de momento, cuando alcanzó un acuerdo tras una negociación de 11 horas con sus acreedores este mes, pero le costó a Tsipras el apoyo de una cuarta parte de sus diputados, que acusan al partido de traicionar sus raíces antiausteridad.

En un discurso desafiante ante el comité central del partido reunido en un antiguo cine, Tsipras dijo que prefería que Syriza celebrase un congreso de emergencia en septiembre para deliberar con calma una estrategia a medio y largo plazo.

Pero dijo que algunos sectores del partido demandaban una solución inmediata al creer que era viable renunciar a la oferta de rescate de los acreedores, y sugirió abordarlo con una votación entre los militantes el domingo.

Calificó la propuesta de "referéndum" en el seno del partido, aunque sería una consulta entre miembros de Syriza más que entre la población general, como la que tuvo lugar el 5 de julio cuando los griegos rechazaron una propuesta de rescate anterior.

"Estamos diciendo al pueblo griego alto y claro y sin ningún remordimineto que este es el acuerdo que hemos conseguido traerles y que si alguien piensa que podían haber logrado un acuerdo mejor, que salgan y lo digan", dijo Tsipras a los militantes, entre los que estaban disidentes como la presidenta del Parlamento, Zoe Konstantopoulou.

"Si alguien piensa que Tsipras y Syriza negaron una alternativa mejor al pueblo, deberían salir y decirlo".

Una votación en tres días - que debe ser convocada por el comité central - lanzaría el guante a la Plataforma de la Izquierda del partido, que cada vez desafía con más vehemencia a Tsipras.

La crisis en el seno de Syriza es el mayor reto político para el primer ministro, que por lo demás domina sin rival la política griega y sigue siendo popular pese al repentino giro de 180 grados para aceptar el rescate. (Escrito por Deepa Babington; Traducido por Emma Pinedo)