Apple Pay se estrena en Reino Unido con algunos contratiempos

martes 14 de julio de 2015 17:02 CEST
 

Por Eric Auchard

LONDRES, 14 jul (Reuters) - Apple introdujo el martes una aplicación para pagos a través de dispositivos móviles en Reino Unido, con vistas a captar el interés de aquellos consumidores familiarizados con el uso de tarjetas y de compras simplificadas a través de móviles y tablets.

A partir del martes, Apple Pay estaría disponible en 250.000 sitios, desde estaciones del metro hasta cafeterías, supermercados y agencias de viajes, con una mayor amplitud de locales que cuando fue presentado por primera vez en Estados Unidos hace nueve meses.

Los usuarios primero deben cargar los detalles de sus tarjetas de crédito y débito en una aplicación en sus teléfonos o relojes de Apple. Para pagar, los clientes mantienen al dispositivo cerca de una terminal y las huellas del usuario confirman su identidad.

El servicio es una de las mayores apuestas de Apple, una manera de estrechar aún más el vínculo de sus clientes con sus teléfonos y sus nuevos relojes inteligentes, además de recibir un pequeño importe por cada transacción minorista.

Apple Pay podría llegar a contar con el respaldo de todos los principales bancos británicos. El último que se resistía a su uso, Barclays, confirmó el martes que sus usuarios de tarjetas de débito y de tarjetas de crédito Barclaycard podrán usar Apple Pay en el futuro.

Sin embargo, también hubo algunos contratiempos en el lanzamiento. Otro gran banco, HSBC Holdings, dijo que tenía problemas técnicos que provocarán un retraso de dos semanas antes de que sus clientes en el Reino Unido puedan suscribirse al servicio.

El operador del metro Transport for London y los grandes minoristas se preparaban para dar soporte al uso de Apple Pay en Gran Bretaña.

Parte del atractivo de Apple Pay para los bancos y locales comerciales es un nivel de seguridad más alto que el de la mayoría de los demás medios de pago electrónicos hasta la fecha y su facilidad de uso, una vez que los clientes hayan pasado por el proceso burocrático de conectar sus cuentas.

Pero a diferencia del negocio de consumo de aparatos electrónicos, en el que Apple regularmente lanza nuevos ordenadores o teléfonos en decenas de países al mismo tiempo, no existe un mercado unificado de pagos, lo que frena la expansión del servicio. (Información adicional de Sinead Cruise y Steve Slater en Londres y Julia Love en San Francisco; Traducido por la Mesa de Santiago de Chile; Editado por Gabriel Sánchez en Madrid)