20 de junio de 2015 / 15:26 / hace 2 años

ACTUALIZA 1-Grecia intentará poner más sobre la mesa en las negociaciones sobre deuda - ministro

3 MIN. DE LECTURA

(Añade detalles)

Por Angeliki Koutantou

ATENAS, 20 jun (Reuters) - Grecia intentará llevar algo más a la mesa de negociaciones para llegar a un acuerdo sobre la deuda con sus acreedores, dijo el sábado un colaborador cercano del primer ministro, mientras se acaba el tiempo para que el país evite una suspensión de pagos.

Al regreso de una visita a Rusia, el primer ministro, Alexis Tsipras, se reunirá con su equipo negociador en Atenas y probablemente hable por teléfono con el jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, para intentar poner fin al estancamiento antes de una cumbre de emergencia el lunes.

Su gobierno necesita con urgencia asegurar un acuerdo de efectivo a cambio de reformas para evitar una suspensión de pagos de 1.600 millones de euros al FMI a finales de junio, que eventualmente podría dejarlo fuera de la zona euro.

Con los ahorradores nerviosos sacando miles de millones de euros de los bancos griegos, Atenas podría tener que imponer controles de capital en unos días para evitar la fuga de depósitos.

No estaba claro cuánto estaba dispuesto a ceder el gobierno izquierdista de Grecia, que ganó las elecciones en enero bajo la promesa de sacar a su pueblo de la austeridad, para asegurarse un acuerdo o qué clase de ofertas adicionales podría hacer.

Mientras Grecia se ha negado a las demandas de recorte de las pensiones y subida de impuestos, sus líderes han seguido sonando optimistas sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo, un optimismo no compartido por todos los líderes europeos.

"Intentaremos complementar nuestra propuesta para que nos acerquemos a una solución", dijo el ministro de Estado, Alekos Flabouraris, a la televisión Greek Mega en el informativo de la mañana.

"No vamos a ir allí con la vieja propuesta. Se está trabajando para ver dónde podemos converger, para que consigamos una solución que nos beneficie mutuamente".

El Banco Central Europeo ha mantenido a flote a los prestamistas griegos y el viernes elevó el techo de la llamada ayuda de liquidez de emergencia, en la que confían los bancos para mantener abiertas sus puertas, en 1.800 millones de euros.

Aliado cercano de Tsipras, Flabouraris dijo que confiaba en que el BCE no cortaría la financiación ya que esto provocaría un efecto dominó y haría caer a los prestamistas en otras partes vulnerables de Europa.

Juncker parece mostrarse más comprensivo con la situación de Grecia, aunque ha advertido a Atenas que no confíe en él para evitar un fracaso de las negociaciones sobre la deuda.

"Estoy entre aquellos que creen que nos dirigimos hacia una solución", dijo Flabouraris.

Los griegos están cansados de las medidas de austeridad impuestas bajo dos rescates del Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo. Los salarios y las pensiones han sido recortados y uno de cuatro griegos está desempleado. (Traducido por Raquel Castillo en Madrid y la Mesa de Santiago de Chile. Editado por Tamara Fariñas Rivas)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below