Irán detiene a cinco personas por actividades en las redes sociales

lunes 8 de junio de 2015 17:58 CEST
 

DUBÁI, 8 jun (Reuters) - Las autoridades iraníes detuvieron a cinco personas por sus actividades en las redes sociales acusadas de amenazar la seguridad, según citaron los medios locales a un portavoz judicial, en el último episodio de la larga lucha de la república islámica para acabar con la disidencia en Internet.

"Varios miembros de un grupo que llevaba a cabo actos contra la seguridad sistemáticamente e incitaba a realizar actividades ilegales en las redes sociales fueron identificados y arrestados por las fuerzas de seguridad", según citó la agencia Mehr a Gholamhossein Mohseni-Ejei.

Agregó que cinco personas habían sido arrestadas hasta el momento, y que se detendría a más dentro de la misma operación.

Las autoridades han aumentado la censura en Internet desde que los activistas del país empezaron a usar las redes sociales para coordinar protestas masivas contra el gobierno en 2009, algo que el ejecutivo de Teherán achacó a la injerencia de las potencias extranjeras, justo antes de unas reñidas elecciones presidenciales.

Irán bloquea el acceso a redes sociales como Facebook , Twitter o Youtube, pero millones de iraníes se conectan fácilmente a estos sitios usando redes virtuales privadas (VPNs).

El supremo líder Ali Khamenei, el presidente Hassan Rouhani y el ministro de Exteriores Mohammad Javad Zarif tienen cuentas de Twitter activas a su nombre, con cientos de miles de seguidores.

El ministro de Comunicaciones, Mahmoud Vaezi, introdujo en diciembre una política de "filtrado inteligente" para mejorar la eficacia de la censura iraní, y la televisión estatal reveló en marzo que las autoridades habían supervisado hasta 8 millones de cuentas de Facebook.

Además de la disidencia política, las fuerzas de seguridad persiguen cualquier actividad que consideren contraria al estricto código moral de la república islámica. El año pasado, seis personas fueron detenidas durante un breve periodo de tiempo por publicar un vídeo en el que aparecían cantando y bailando una canción occidental de pop. (Información de Sam Wilkin; Traducido por Gabriel Sánchez en Madrid)