ACTUALIZA 1-Presidente ejecutivo de Uralita muda cargo a su antigua filial Ursa

miércoles 20 de mayo de 2015 19:21 CEST
 

(Añade detalles, contexto)

20 may (Reuters) - El grupo de materiales de construcción Uralita anunció el miércoles la sustitución de su presidente ejecutivo, Javier Serratosa, por el secretario del consejo apenas una semana después de anunciar que el fondo KKR iba a tomar el 90 por ciento de la división de aislantes no cotizada Ursa.

Serratosa pasará a ser presidente ejecutivo de Ursa, empresa de la que Uralita conservará una participación del 10 por ciento tras incumplir ciertos objetivos acordados en la refinanciación de deuda acordada en abril de 2013 con KKR, que inyectó fondos a la compañía a cambio de una serie de garantías y que ahora se hace con el control.

La pérdida de control de Ursa supone un duro golpe a las cuentas de la cotizada Uralita ya que, según cálculos de la propia empresa, resta alrededor de 407 millones a la cifra de negocios aunque también sanea balance al liberar 360 millones de euros de deuda financiera neta al grupo y aumenta los recursos propios en 74 millones. La facturación total declarada por el grupo en 2014 ascendió a 532 millones de euros.

La familia Serratosa, a través del holding Nefinsa, controla una participación del 79 por ciento de Uralita, estando un 4,195 por ciento en manos de Caja España y el resto controlado por accionistas minoritarios.

Gonzalo Serratosa, hermano de Javier Serratosa, ocupará la vicepresidencia de Uralita mientras que el secretario del consejo, Javier González, será presidente ejecutivo.

En 2013, cuando Uralita firmó el acuerdo de financiación KKR, tanto Javier Serratosa como otros ejecutivos percibieron remuneraciones de Uralita muy superiores a la media de los años anterior y posterior. Una portavoz de la compañía dijo a Reuters que tanto Serratosa como los ejecutivos afectados por la subida cobraron un "bonus" por el éxito en la refinanciación con KKR.

La remuneración del consejo de administración de Uralita en 2013 fue un 59,8 por ciento superior a la de 2012 y un 42 por ciento más que la percibida en 2014. (Información de Andrés González; editado por Tomás Cobos)