Un estudio desvela las grandes diferencias regionales en gasto social

lunes 4 de mayo de 2015 18:15 CEST
 

MADRID, 4 may (Reuters) - Las diferencias regionales de gasto por habitante en los servicios públicos de educación, sanidad y protección social se aproximan al 60 por ciento, según un estudio publicado el lunes.

El análisis, realizado por la Fundación BBVA y por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), propone la creación de un fondo de previsión para las políticas educativas y sanitarias y la revisión de las diferencias de recursos territoriales "que afectan a la igualdad de oportunidades".

"La sostenibilidad del gasto en servicios públicos fundamentales requiere previsión financiera como la que ha existido en el caso del fondo de reserva de pensiones", explican los autores del estudio.

El informe constata que tras los fuertes ajustes de gastos realizados después de 2009, algunas comunidades más ricas (y con marcos fiscales más favorables) como País Vasco o Navarra, realizaban en 2013 un gasto superior al que alcanzaban otras comunidades antes de iniciar los recortes.

"Las principales diferencias de gasto en servicios públicos fundamentales no son un resultado de la descentralización, pues ya existían antes debido a que el Estado no desplegaba de forma homogénea sus servicios en todos los territorios. No obstante, la permanencia de las disparidades es una causa de la inestabilidad del estado autonómico", indica el estudio.

El estudio explica que las regiones que cuentan con más financiación, las forales, superan en más entre un 40 y un 50 por ciento los recursos por habitante de las peor financiadas (Andalucía, Valencia, Castilla la Mancha o Murcia).

"Las comunidades con mayores recursos gastan más y ofrecen mejores servicios públicos. No corregir esas diferencias de gasto entre las comunidades constituye un riesgo para la igualdad", advierten los autores del estudio.

En los gastos en educación y sanidad, competencias fundamentalmente en manos de las comunidades autónomas, las diferencias entre los distintos territorios llegan a 55 y 30 puntos porcentuales, respectivamente.

Aunque en Sanidad se ha reducido el gasto real por habitante en casi todas las regiones, en educación se mantiene el esfuerzo medido en porcentaje del PIB entre los años 2007 y 2013, aunque las cifras absolutas son menores. (Información de Carlos Ruano, editado por Andrés González)