Arrestado en Londres un trader de alta frecuencia por el 'flash crash' de 2010

miércoles 22 de abril de 2015 11:11 CEST
 

Por Douwe Miedema y Sarah N. Lynch

WASHINGTON, 22 abr (Reuters) - Un trader de alta frecuencia fue arrestado en Londres por su supuesto papel en el 'flash crash' de mayo de 2010 que destruyó casi 1 billón de dólares en valor de mercado, marcando la primera vez que las autoridades atribuyen esas turbulencias a una manipulación.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo el martes que había acusado a Navinder Singh Sarao, de 36 años, de cargos de fraude y manipulación.

Sarao presuntamente usó un programa automatizado para generar grandes órdenes de venta que presionaron los precios a la baja. Después canceló esas ventas y compró los contratos a precios más bajos para beneficiarse cuando el mercado se recuperó, dijeron las autoridades.

"Su conducta fue como mínimo significativamente responsable del desequilibrio de órdenes que a su vez fue una de las condiciones que llevaron al 'flash crash'", dijo Aitan Goelman, jefe de ejecución en la Comisión del Mercado de Futuros, que de forma paralela presentó cargos civiles contra Sarao el martes.

El caso marca la primera vez que los reguladores estadounidenses alegan que una manipulación en el mercado tuvo que ver en el 'flash crash', cuando del Dow Jones se desplomó más de 1.000 puntos para pasar a recuperase hacia el fin de la sesión.

Los fiscales dijeron que en el Chicago Mercantile Exchange oyeron rumores de algunas de las operaciones sospechosas de Sarao ya en 2009. Entre 2010 y 2014 obtuvo unos 40 millones de dólares con las órdenes de venta de contratos de futuros conocidos como "E-minis", según el Departamento de Justicia de EEUU.

El arresto probablemente pondrá de nuevo bajo la lupa las operaciones automatizadas y de alta frecuencia ("high frequency" en inglés), unas prácticas generalizadas que han causado controversia desde el "flash crash" y especialmente desde que el libro superventas "Flash Boys", publicado en 2014 y escrito por Michael Lewis, señalase que los mercados de renta variable estaban manipulados. (Información de Lindsay Dunsmuir, Sarah N. Lynch y Douwe Miedema, información adicional de Ann Saphir en San Francisco, Rodrigo Campos y Herbert Lash en Nueva York, y Alistair Smout en Londres; Traducido por Raquel Castillo en Madrid)