Apple afrontará desafíos locales para lanzar globalmente su nuevo sistema de pagos

miércoles 8 de abril de 2015 16:11 CEST
 

Por Eric Auchard

FRÁNCFORT, 8 abr (Reuters) - Apple ha conseguido que los pagos móviles parezcan sencillos, tras una década de experimentos -en su mayoría fallidos- de bancos, operadoras de telecomunicaciones y minoristas para alejar a los consumidores de las tarjetas y el dinero.

Apple Pay irrumpió con fuerza en Estados Unidos desde su lanzamiento en septiembre, y la compañía asegura que ya gestiona cerca de 2 de cada 3 dólares gastados en pagos "sin contacto" en las tres principales redes de tarjetas del país.

No obstante, el gigante tecnológico necesitará mucha más magia mientras busca extender su servicio en los mercados internacionales.

A diferencia del negocio de la electrónica de consumo, donde Apple presenta de forma regular nuevos ordenadores o teléfonos en decenas de países a la vez, no existe un mercado unificado de pagos.

Cada país tiene sus propios bancos, asociaciones de tarjetas de crédito, operadoras de telecomunicaciones y minoristas, al tiempo que las preferencias de pago y los regímenes regulatorios pueden variar bastante.

"Cada mercado tendrá actores locales diferentes, socios diferentes, estándares locales diferentes, economías diferentes, niveles de cooperación diferentes", afirmó Andrew Humphrey, analista tecnológico de Morgan Stanley.

Apple Pay permite a los consumidores usar los nuevos teléfonos, tabletas y relojes de Apple para comprar productos, acercando simplemente los dispositivos a los lectores instalados en las tiendas.

Su base potencial de clientes es gigantesca: los 800 millones de usuarios de Apple que ya han conectado sus tarjetas de crédito y débito a cuentas de iTunes.   Continuación...