Islandia confirma que no entrará en las conversaciones para ser miembro de la UE

viernes 13 de marzo de 2015 18:52 CET
 

REIKIAVIK, 13 mar (Reuters) - Islandia no formará parte de las negociaciones para unirse a la Unión Europea, según anunció su ministro de Asuntos Exteriores, confirmando la promesa que hizo el partido gobernante para las elecciones de 2013 y formalizando así la congelación de las conversaciones sobre el acceso al bloque.

El país, ubicado en el norte del Atlántico y con 325.000 habitantes, estuvo al borde de la quiebra en 2008, cuando tres bancos colapsaron durante la crisis económica mundial.

La crisis hizo que el apoyo a negociar con la UE para entrar a formar parte del bloque aumentara, en un país que tradicionalmente ha estado aislado de la Europa continental, y que a menudo se ha enfrentado con la Unión sobre asuntos como las cuotas de pesca que tienen cierto impacto en uno de los principales motores de su economía.

"El Gobierno considera que Islandia ya no es país candidato y exige que la UE actúe de acuerdo con eso desde este momento", dijo el ministro de Asuntos Exteriores en un comunicado, añadiendo que había hablado con Letonia, país actualmente en la presidencia del consejo europeo.

Islandia inició las conversaciones para unirse a la UE en 2009, pero el apoyo popular a esta posibilidad ha ido decayendo desde que el actual Gobierno, más euroescéptico, llegó al poder hace ahora dos años, mientras la economía ha ido recuperándose de forma gradual.

La Comisión Europa dijo que Islandia seguía siendo un importante socio para el bloque de los 28, principalmente al ser miembro del área económica europea, del mercado interno único y de la zona de Schengen, que permite viajar sin pasaporte.

"Cuando las cosas le iban mal, querían unirse. Ahora quieren un descanso. Está bien. Es su decisión soberana. Nuestra puerta está abierta. Seguimos negociando", dijo el portavoz de la Comisión Europea, Margaritis Schinas.

"Hay mucha gente, muchos países que aspiran no sólo a unirse a la Unión Europea, sino a (alcanzar) los valores y a los derechos que la gente disfruta dentro de la UE", añadió. (Información de Ragnhildur Sigurdardottir, Sabina Zawadzkil, Alexander Tange y Philip Blenkinsop. Traducido por Tamara Fariñas Rivas en la redacción de Madrid.)